Estudiantes de la ENAH piden salida de Prieto
Estudiantes del ENAH, a las afueras del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Cortesía

Por más de cuatro horas, el alumnado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) se manifestó afuera del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en Paseo de la Reforma y en el Ángel de la Independencia, entre otras cosas, para pedir la renuncia de Diego Prieto, director del INAH, más presupuesto para su escuela, certeza laboral para profesores contratados como “personal eventual” y mejores instalaciones.

La movilización surgió por la polémica que inició el fin de semana, pues el 29 de diciembre, Pedro Velázquez Beltrán, secretario Administrativo del INAH, envió un comunicado en el que pidió que “a partir del 1 de enero no deberá convocarse a laborar a ninguna persona que haya estado contratada como personal eventual al 31 de diciembre del 2021, en tanto su eventual contratación no haya sido aprobada por la Coordinación Nacional de Recursos Humanos”.

A raíz de ese documento, Hilario Topete, director de la ENAH, envió una misiva a Diego Prieto en la que indicó que de no recontratarse a los eventuales, varias actividades se paralizarían. El vocero de Presidencia, Jesús Ramírez, indicó que todo el personal eventual que laboró en 2021 en la ENAH será recontratado. Eso fue confirmado por el director del INAH, quien anunció que los contratos de enero a marzo del personal eventual estarán listos a más tardar este viernes, para que se puedan firmar y formalizar el día lunes.

Sin embargo, la comunidad de la ENAH consideró que esa medida no atiende a fondo la problemática: “La ENAH enfrenta una de las más grandes batallas de su historia, sumergida en una permanente crisis presupuestal causada por un abandono institucional sistemático agravado por la creación, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, de la hoy Secretaría de Cultura de corte neoliberal, que ha procurado hacer del INAH una agencia de turismo que priorice la mercantilización cultural material e inmaterial, descuidando la formación académica, docencia e investigación, así como la creación de proyectos para conocer, entender, preservar y difundir la diversidad cultural de nuestro país; dejando de lado las varias y complejas necesidades de las diferentes poblaciones y comunidades de México”.

El alumnado llegó desde las 11:30 horas a las instalaciones del INAH, en la esquina de Hamburgo y Amberes, colonia Juárez. Pegaron pancartas y escribieron consignas como “Sin la ENAH no hay museos”. Poco después de las 15 horas caminaron sobre Amberes hasta Paseo de la Reforma y cerraron los carriles centrales en ambas direcciones, para luego llegar al Ángel de la Independencia, donde pintaron con aerosol el recién restaurado basamento, acto que por la noche el INAH calificó como “actos vandálicos”. “(Se) rechaza que al amparo de demandas de índole laboral o presupuestal de la ENAH, que se han estado atendiendo, se lleven a cabo estos actos que atentan contra nuestro patrimonio cultural”, expresaron.

Durante la protesta, los estudiantes no tuvieron respuesta a su petición de diálogo.