Fabiana Perzabal se transformó en Benita para una de las películas con las que reabrieron los cines del país: Escuela para Seductores, una comedia romántica que dice, es de esas que se disfrutan en todo el proceso, y más con un personaje como el suyo, sacado de la vida real.

“Leí el texto y me gustó mucho el personaje de Benita, que es la típica mujer súper mocha de Jalisco, pero tiene una vuelta de tuerca muy divertida. Ella es la típica mamá súper preocupada de que la hija tiene que ser virgen, al principio está muy chistosa porque todo lo que le preguntan a la hija lo responde la mamá”, indicó.

Por cosas del destino, Benita encontrará de nueva cuenta el amor a sus casi cincuenta años, y su mundo dará un giro total, pues será con Rodolfo (Héctor Holten), uno de los alumnos de la Escuela para Seductores. Esta película es la ópera prima de la actriz Giovanna Zacarías, quien previamente hizo el cortometraje Ramona.

La historia gira en torno a Raúl, un hombre que tras sufrir una decepción amorosa se convierte en Sombra y funda su “institución”, para que hombres como él puedan dominar las artes de la seducción. Sus primeros alumnos son Rodolfo (Holten), Waldo (Memo Villegas), y Luis (Armando Espitia), quienes son un verdadero desastre en cuestión de acercarse al sexo opuesto.

“Cometen miles de errores porque están partiendo de que hay que ser muy cabrón, que no le marques por teléfono, de ‘tú hazte el desinteresado’, pero al final más bien lo que triunfa es al revés, darte la oportunidad otra vez de mostrar tu corazón, de mostrar quién eres, y si alguna vez te rompieron el corazón no importa, eso puede pasar”, refirió.

“Creo que ese es el mensaje de la película al final de cuentas”, comentó Fabiana, y aplaudió el ser dirigida por una mujer que además, es actriz, por lo que invitó a darse la oportunidad —con todas las precauciones— de conocer esta historia en las pantallas de cine.