Historia de sus “tatuajes”

Era muy joven cuando comenzó a dar sus primeros pasos en la industria del entretenimiento. Si bien, no le costó mucho trabajo que los directores descubrieran su talento, lo cierto es que no siempre gozó de los beneficios de ser famosa.

Fue por ello que Salma Hayek recurrió a los tatuajes para reemplazar las joyas cuando daba sus primeros pasos en Hollywood. Y si bien ella no tiene ningún diseño plasmado en su cuerpo, los dibujos le sirvieron para reemplazar los diamantes en su cuello. “En aquel tiempo no mucha gente me prestaba joyería, entonces yo hice mi propia joyería con tatuajes”, recordó.

La esposa de François-Henri Pinault no siempre fue millonaria. Así fue como recurrió a la creatividad para llamar la atención. En una oportunidad se presentó en los MTV Music Video Awards con dos mariposas sobre su pecho. Ella revolucionó al mundo con su elección, al punto de que el diseño hasta la fecha sigue siendo uno de los más elegidos. “Yo diseñe mi propio vestido, maquillaje colorido y mi propia joyería con tatuajes falsos de mariposa”, explicó Salma Hayek en una entrevista.

Pero esta no fue la única vez que la actriz mexicana recurrió a esta estrategia. Cuando le tocó interpretar a Sonia Kincaid para la película The Hitman’s bodyguard 2 les mostró a sus seguidores de Instagram el tattoo que debió dibujarse en su pecho.

¿Por qué no tiene ningún tatuaje de verdad?

Si bien la protagonista de Frida ha lucido varios tatuajes falsos, la realidad es que no tiene ninguno de verdad en su cuerpo. Salma Hayek solo los ha llevado por necesidad en sus inicios o para darles vida a algunos de sus personajes. Pero lo cierto es que no le gustan del todo.