Martha Claudia Moreno será pieza fundamental de La eterna adolescente, uno de los últimos proyectos cinematográficos que apoyó el extinto Fidecine, que respaldaba historias de corte comercial. Será la ópera prima de Eduardo Esquivel, ubicando el guión en una familia compuesta por puras mujeres y en donde, si las cosas salen como hasta ahora, Margarita Sanz tendría el protagónico.

“Retrata a una mujer en su vejez, compleja, en crisis y es esta historia familiar que se detona y hay un reencuentro”, indica el realizador. “Es una familia de puras féminas, el hijo menor es un cuarentón maricón y es ese retrato el que urge presentar, es un drama que al final se encuentra dentro de un humor ácido”, considera.

Sabiduría

Moreno fue una de las primeras personas a las que Esquivel se acercó para concretar La eterna adolescente. “Le dije que necesitamos mucha sabiduría y sensibilidad para tomar decisiones y construyamos juntos el ‘cast’ de la película; ha estado muy cerca y con su experiencia ella será parte de la familia”, expresa Esquivel.