La resiliencia de Elizabeth Bess
Elizabeth es integrante del colectivo Conejos del Mictlán. Cortesía

Con emoción, la artista plástica Elizabeth Bess cuenta que fue felicitada por una persona desconocida que observó su intervención pictórica en un muro que se encuentra en la entrada del panteón municipal de Tuxtla Gutiérrez y cuyo concepto es la resiliencia.

Esta obra de Elizabeth, la cual se encuentra en la 10ª Oriente y 2ª Sur, en esta ciudad, forma parte del proyecto “El lugar que habitamos”, que consiste en plasmar murales en las fachadas de la casas del barrio San Roque. Al respecto, la creadora detalló que en un principio le resultó muy complicado ser parte de dicha iniciativa, debido a que su estilo no se relaciona con las temáticas que vienen abordando Daniel Castillo y otros participantes.

Al respecto, ella comentó: “En mi caso era un poquito complicado porque yo manejo la figura humana, mayormente femenina, en mi obra. La temática en este caso era el barrio de San Roque, y los vecinos querían que se representaran justamente sus usos y costumbres. Entonces, yo traje una propuesta que habla de lo que estamos viviendo con la pandemia”.

La integrante del grupo Conejos del Mictlán destacó el cobijo que hay de parte del grupo Vecinos Unidos del Barrio San Roque, quienes siempre estuvieron al pendiente de sus necesidades mientras trabajada. La artista, quien ha pintado incontables muros a lo largo y ancho de Tuxtla Gutiérrez, destaca que con su propuesta quiso representar la resiliencia de las personas que están tratando de sobrellevar el confinamiento.

Días después de concluir su labor, relata Eli, una joven le escribió por medio de Instagram para felicitarla. “Ella me dijo que le había ‘llegado’ mucho el muro que está casi a la entrada del panteón, porque ella había perdido a un familiar por covid-19 y la pintura resalta justamente el cómo la población está tratando de salir adelante”, contó la egresada de la licenciatura en Artes Visuales.

Por último refirió que la técnica utilizada fue acrílico en una gama de ocres para que la atención del público se centrara en los ojos y en la palabra “resiliencia”.