Llegamos al espectador de a pie

Su escenario lo mismo puede ser el espacio público o el Palacio de Bellas Artes, porque en la Compañía El Cuerpo Mutable/Teatro de Movimiento “no solo esperamos que el público vaya a los grandes foros, sino también intervenimos el espacio público y llegamos al espectador de a pie, a esa parte de la sociedad que no ha tenido oportunidad de ir a un teatro”, dice Lydia Romero, su directora.

Además, asegura, “una de nuestras premisas es la constante transformación, lo impermanente, porque no hay nada permanente que se solidifique y sea estático. Abrazar la impermanencia y la incertidumbre… Yo creo que es una de las características de la compañía y que nos ha permitido adaptarnos, ser resilientes y responder a la demanda del momento actual”.

Bajo esas características, la agrupación celebra este 2022 cuatro décadas de existencia, con el programa “Paisaje transfigurado, 40 aniversario”. El Cuerpo Mutable/Teatro de Movimiento festejará en tres de los principales escenarios de las artes escénicas de la ciudad: el 11 de agosto en el Palacio de Bellas Artes; los días 10 y 11 de septiembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, y del 23 al 25 de septiembre en la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario.

El programa centrará la tensión en dos actos: “Tres Tercios” y “Paisaje transfigurado”. Sobre la primera parte, explica Romero, es una obra inspirada en el arte de la fiesta brava, el de la tauromaquia. “Consideramos que es un lenguaje muy sofisticado que encierra una liturgia muy particular. Nos interesa la perspectiva de la ritualidad que encierra la fiesta brava, la tarde de toros, esos tres tercios que son unos círculos concéntricos que concentran la atención de los espectadores, que son participantes de este ritual, y por supuesto esta dualidad entre el animal y el hombre, la bestia y el torero”, refirió.

Sobre el análisis y la postura de la compañía sobre la tauromaquia, Lydia Romero dice que “es una tradición, un legado, una actividad cultural innegable, y nuestra postura es el respeto a nuestras tradiciones, a la vez del respeto de otras posturas diversas, porque yo creo que a través del diálogo es que nos hacemos más humanos y podemos respetar la postura de la otredad. No tomando una postura rígida, que condene al que está enfrente”. En cuanto a “Paisaje transfigurado”, es una reflexión sobre los 40 años de la agrupación, respondiendo a cuestionamientos como qué ha sido de la compañía, cómo se ha desenvuelto, cuáles han sido las rutas de investigación del movimiento y cuáles han sido los temas recurrentes en la obra coreográfica. Su directora señala que esta celebración es muy particular porque “somos de las compañías más antiguas; digamos, de la tradición de la danza contemporánea”.