Margarita Bárcenas habla del amor filial
La presentación del libro se llevó a cabo en la Galería Disner. Darwin Mendoza

El amor entre una nieta y una abuela, así como los movimientos sísmicos de septiembre del 85 y del 2017, son los temas que aborda Margarita Bárcenas en su novela Paramar, 19 de septiembre, publicada de manera independiente.

Esta historia ficticia, la cual nació como un cuento pero que conforme pasó el tiempo fue convirtiéndose en una novela, tiene como eje el amor, pero no el romántico sino el amor entre miembros de una familia.

La autora explica que el lector se encontrará con la historia de una muchacha y su abuela, dejando ver cómo viven cosas paralelas y cómo abren sus corazones para contar algunos secretos.

Sobre el porqué de tocar el tema del amor, la escritora de Trígonos, el laberinto de la soledad abunda que le parece importante hablar de ese sentimiento, pero no en su forma romántica y melosa sino en su dimensión solidaria, fraternal y filial.

“Porque el amor implica un respeto con las personas que convives, y es por eso que me gusta tocar ese tema, porque es una de las principales cosas de la humanidad. Creo que la falta de eso provoca que nos perdamos, ya que no sentimos y no podemos ver la necesidad del otro, lo que nos lleva a convertimos en seres egoístas que solo ven por sus propias necesidades”, indicó la narradora.

De igual forma, apunta que, como se expresa en la portada del libro, la novela corta se desprende de los movimientos telúricos que han afectado el centro y el sur de la República Mexicana. Indica que en la historia, la abuela vivió el sismo de 1985, mientras que su nieta presenció el del 2017. A raíz de estos, la nieta comienza con un trabajo periodístico que deja al descubierto una historia de amor en la que los protagonistas son su abuela y un pintor muy famoso que falleció tras el temblor del 85.

Lo que llevó a Margaritas a narrar esta historia fue que ella presenció los dos movimientos telúricos; en el primero vio cómo la solidaridad y la angustia se hacían presentes entre la sociedad, que buscaba la manera de contactar a sus conocidos, mientras que en el más reciente, la comunicación fluyó mejor gracias a los dispositivos, y también se pudo ver la solidaridad, expone.

En la novela, que empezó a escribir después de tener una especie de pesadilla, la autora analiza cómo las personas ahora están mejor preparadas para enfrentar estos sucesos, ya que saben cómo protegerse, evacuar edificios y reaccionar de mejor manera ante las eventualidades.

Sobre qué editorial le dio oportunidad de contar esta historia, Margarita dice que es una publicación de autor que fue posible gracias a una imprenta de Guadalajara, así como por medio de Amazon, que tiene una plataforma para que escritores publiquen sus trabajos de forma digital.

“No es fácil encontrar editoriales que te apoyen cuando no eres una persona conocida, generalmente te dan la posibilidad pero si haces un pago, que en ocasiones es alto. Recurrí a la plataforma Amazon, donde existe una forma de publicar de manera gratuita en la que ganas si vendes, pero a mí no me interesa eso sino que me lean”, destacó.

Por último, opina que escribir es un acto solitario, al igual que leer, “sin embargo, eso forma parte de una comunicación, entonces no se puede cerrar el círculo de comunicación si no hay alguien que te lee”, precisó.