El Palacio de los Deportes, después de casi dos años de haber cerrado sus puertas debido a la pandemia, vuelve a estremecerse con un concierto que ofreció Enrique Bunbury para celebrar sus 35 años de carrera artística, en el cual hizo cantar al unísono a miles de personas todos sus grandes éxitos.

Nuevamente con un ambiente lleno de alegría, se pudo ver las inmediaciones del recinto puestos de souvenirs, en donde cientos de fanáticos a su llegada compraron playeras, llaveros, tazas, entre otras cosas.

Después de una larga espera por la cancelación de eventos masivos, alrededor de las 21:00 horas, miles de personas estallaron de euforia al ver salir a Bunbury al escenario, quien vistiendo un traje rojo empezó a interpretar temas como “Los términos de mi rendición”, “El precio que hay que pagar”, “El club de los imposibles”, entre otros.

“México, qué maravilla volverles a ver las caras. Qué maravilla volver al Palacio de los Deportes y a la Ciudad de México. Muchas gracias. Estamos de celebración con este show del 35 aniversario de haber hecho estas canciones con Héroes del Silencio. Queremos hacer un repaso de esas canciones. Nosotros venimos de muy lejos para pasarla bien”, dijo el cantante para saludar a toda su audiencia.

Inmediatamente, en respuesta a su saludo, miles de personas empezaron a gritar “Enrique, Enrique, Enrique”, y también lo hacían cada vez que terminaba una canción, mientras que por distintas partes del recinto se escuchan muchas expresiones llenas de cariño y admiración de sus fanáticos. “Eres el mejor”. “Te amamos”. “Gracias por haber venido a México”, fueron algunas de las frases que le gritaron sus admiradores.

El show estuvo acompañado por dos pantallas gigantes laterales, en donde todos podían ver hasta el mínimo movimiento del cantante. La iluminación del escenario llamó a muchos la atención porque en todo momento hubo un gran espectáculo de luces de colores, que vistió cada melodía que interpretaba el español.

La velada continuó con “Cuna de Caín”, “Despierta”, “Más alto que nosotros solo el cielo”, “Hombre de acción”, temas con los cuales el cantante hizo cantar a todo pulmón a toda la audiencia, mientras que con “El rescate” y “La actitud correcta” todos sacaron sus celulares para grabar el momento y guardarlo para la posteridad.

Aunque muchos permanecieron sentados gran parte del show, fue con “El extranjero” que todos los asistentes se pusieron de pie y empezaron a brincar y cantar de manera estrepitosa. La euforia sorprendió al cantante, que mientras hacía pausas para agradecer al público mexicano. “Enrique, hermano, ya eres mexicano”, gritaron muchos tras la interpretación de “Mar adentro”, “De todo el mundo”, “Lady Blue”, entre otros.

Después de casi dos horas de espectáculo Bunbury cerró la noche con “Infinito”, “Maldito duende” y “La constante”.