Ninel Conde se quebró al hablar de que lleva un año sin poder ver a Emmanuel, el hijo que tuvo con Giovanni Medina, quien sigue firme en su decisión de mantener alejado al pequeño de su madre. Ninel rompió en llanto cuando le mencionaron al pequeño, a quien no pudo abrazar ni en Navidad ni todo el año pasado, debido al pleito legal que mantiene con su ex.

Aseguró que no porque en sus redes sociales muestre que sigue con su vida, significa que el tema de su hijo no le duele. Sin embargo, es firme en su creencia de que Dios va a acomodar todo para poder reencontrarse con su pequeño. En Despierta América, el matutino de Univisión, le mencionaron los problemas legales contra su actual esposo, Larry Ramos, acusado de defraudar a varias personas, incluida Alejandra Guzmán.

Sin embargo, Ninel se lavó las manos. “Yo ya tengo mis luchas, esta ya es suficiente como para cargar las luchas de los demás. Yo vivo mi realidad y el tiempo dará la razón a quien la tenga. Son situaciones ajenas a mí que ni siquiera fueron en mi tiempo ni tengo nada que ver”, declaró.

Es por eso que invitaron a Giovanni a hablar cara a cara con el presentador Alan Tacher, quien lo increpó por no permitir que Emmanuel vea a su mamá. En una álgida discusión, finalmente confesó algunos de los motivos. “Demostré que el día 28 de febrero Ninel no recogió a mi hijo de la escuela, lo dejó ahí. Y así se han ido comprobando 40 diferentes argumentos”, dijo. “Mi contraparte no expuso uno solo, ni llevó un solo testigo a este juicio”.

Después del pleito de Giovanni Medina del conductor, Ninel Conde reapareció y se limitó a decir: “Solo le pido a Dios que guarde el corazón de mi hijo y no tenga resentimiento a su mamá. No es quedarme callada, es no invertirle energía buena a la mala… Ha sido un año muy difícil, un año alejada de un ser que yo parí. Una criatura que, a lo mejor no soy perfecta, pero tampoco creo ser peligrosa para una criatura cuando lo que quiero darle es amor. Hay un fondo detrás”.