Días antes de que su hija sea sometida a una cirugía del corazón, Omar Chaparro será deportado de Estados Unidos, por un accidente automovilístico. Eso pasará en el drama cinematográfico The wingwalker, hablada en inglés y que será la ópera prima de Alonso Álvarez, ganador en Cannes por el cortometraje Historia de un letrero.

“Es una película que aborda el tema de la migración, un drama. Es sobre un cuate méxico-americano que nació allá y por eso debo manejar bien el inglés, quien es viudo y de los que estacionan los aviones y tiene una hija”, comenta Chaparro, quien también producirá.

“La esposa muere de un problema del corazón y la hija tiene el mismo problema genético, entonces requiere un trasplante de corazón urgente, y el día que le confirman la cirugía, en dos semanas porque ya tienen donante, él tiene un problema en un accidente automovilístico y lo deportan”, revela.

Para el proyecto, que iniciaría en junio, el actor de No manches Frida y Tod@s caen se está dejando crecer el cabello y estudiando con un coach en Los Ángeles.

“Íbamos a empezar a filmar desde mayo, pero se ha venido atrasando; esto me ha permitido leer el guión varias veces, la primera vez que lo leí, terminé llorando”, apunta.

El guión de The wingwalker fue escrito por el mismo director Álvarez, realizador en las series Snowfall y 911.

Será el quinto proyecto del actor en el país del norte, donde radica desde hace dos años. El primero fue Stuck, seguido por Superagente canino y Overboard, siendo Pokemón: Detective Pikachú, la más reciente aparición en la pantalla.

Con premios.

Por ahora, Chaparro conducirá la edición 2020 de los Premios Platino Xcaret del Cine Iberoamericano, en mayo, los cuales reconocen lo mejor para la pantalla grande y la televisión.