Fueron 400 proyectos en tres modalidades los seleccionados mediante el Programa Nacional de Reconstrucción 2020 para ser apoyados con un monto total de 333 millones de pesos, destinados a restaurar y rehabilitar el patrimonio cultural afectado por los sismos de 2017 y 2018, tal como lo dio a conocer la Secretaría de Cultura federal, que realizó los trabajos a través de la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural.

De los proyectos seleccionados, 317 fueron en la modalidad de nuevas solicitudes aprobadas y se localizan en once entidades del país (Chiapas, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Tlaxcala y Veracruz).

Sesenta de los proyectos forman parte de las llamadas segundas etapas y se ubican en siete entidades del país (Chiapas, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla); y en el último rubro, destinado a los cursos de capacitación, fueron aprobados 23 proyectos en 3 entidades del país (Ciudad de México, Morelos, Puebla).

Entre los espacios que obtuvieron mayores recursos destaca el Ex Convento de San José de Gracia, en Orizaba, Veracruz, con 19 millones 672 mil pesos; la Capilla de la Ex Hacienda San Salvador, en Miacatlán Morelos, con 10 millones 949 mil pesos; la Villa de Chilapa de Díaz Magdalena Cañadaltepec, en Oaxaca, con 8 millones 700 mil pesos; y el Templo de Santa María de Guadalupe, en la Heroica Ciudad de Huajuapan de León, Oaxaca, con 7 millones 300 mil pesos.

El programa tiene por objetivo apoyar proyectos y obras de restauración, rehabilitación, conservación, mantenimiento y prevención en bienes culturales afectados por los sismos de septiembre de 2017 y febrero de 2018 y fueron seleccionados por una Comisión Dictaminadora con base en criterios de priorización entre los que se encuentran bienes culturales que recibieron apoyo del programa en el año previo y que requieren de una etapa subsecuente para continuar con el proceso de conservación, siempre que se haya concluido el proceso de acuerdo con los lineamientos específicos.

Así como bienes culturales que por su vocación de uso o servicio pongan en riesgo la seguridad de los usuarios; bienes culturales en riesgo que requieran acciones urgentes e inmediatas, de consolidación, apuntalamiento o estabilización, para evitar su colapso; bienes culturales en estado grave de deterioro cuya falta de atención implique la pérdida total, parcial e irreversible del mismo; y bienes culturales cuya pérdida, dado su sentido de pertenencia comunitaria, implique un quebranto o afectación en el desarrollo de la dinámica social.

En un comunicado que incluye la lista por entidad de los 400 proyectos aprobados se señala que los apoyos se otorgan bajo los principios de eficacia, eficiencia, integridad, inclusión, honradez y transparencia.