El mural The Making of a Fresco Showing the Building of a City, que Diego Rivera pintó en 1931, en San Francisco, podría ser vendido por el Instituto de Arte de San Francisco (SFAI, por sus siglas en inglés), de acuerdo con una información de Artnet. Medios de EU adelantaron que George Lucas podría ser el comprador de la obra.

En el Catálogo Razonado Muralismo Mexicano, de Ida Rodríguez Prampolini, Elizabeth Fuentes Rojas escribe acerca de este mural, realizado en fresco, que mide 13 por 10.5 metros, que fue comisionado por William Lewis Gerstle, presidente de la Comisión de Arte de San Francisco. Cuenta que Gerstle invitó a Rivera por sugerencia del escultor Ralph Stackpole, y que aportó una donación de mil 500 dólares para contratar al artista. En 1930, Rivera llegó a San Francisco con Frida Kahlo y creó ésta y otras obras en esa ciudad.

La obra se conoce como La creación de un fresco o La construcción de un fresco, y los temas a que se refiere son pintura, escultura, arquitectura, diseño e industria. En su ensayo, Elizabeth Fuentes Rojas lo describe así: “La obra presenta la figura gigantesca del trabajador en la calle central y, distribuidos en todos los paneles,18 figuras menores de igual tamaño que representan a los diferentes personajes realizando su función específica”.

De acuerdo con Elizabeth Fuentes Rojas, hubo dos bosquejos para el proyecto, y al final Rivera utilizó la pared norte de la galería para su mural. También da cuenta de los estudios de los dos proyectos que hizo el artista, y que William Gerstle los donó al Instituto; por problemas económicos, esos estudios fueron vendidos en 1979.

Nuevo dueño

Medios estadounidenses reportan que integrantes de la junta del Instituto expresaron su inconformidad por la posible venta del mural. Informaron que en una reunión llevada a cabo el 17 de diciembre de 2020, Pam Rorke Levy, presidenta del SFAI adelantó que un comprador potencial del mural de Rivera sería el cineasta George Lucas, quien construye el Lucas Museum of Narrative Art en Los Ángeles.

En el sitio del Instituto de Arte de San Francisco aparece un boletín sin fecha que dice que debido a la pandemia de covid-19, la comunidad artística nacional e internacional ha donado dinero para evitar el cierre de la institución, donde Rothko y Dorothea Lang impartieron clases y la fotógrafa Annie Leibowitz hizo sus primeras sesiones de fotos.