Sin público, zona maya recibió la primavera

A diferencia de otros años, el inicio de la primavera en esta pequeña zona arqueológica resultó extraordinaria, ya que aun sin gente, sin el bullicio de los turistas y con tan solo el trinar de los pájaros, los rayos solares atravesaron el castillo principal de las siete muñecas.

Esta zona maya ubicada a 22 kilómetros de Mérida, en la carretera Mérida-Progreso, sería cerrada y hasta el próximo domingo, al igual que la Zona Arqueológica de Chichén Itzá, como medida precautoria tomada por las autoridades ante la emergencia del coronavirus en el país y el mundo.

El equinoccio en Chichén Itzá, si las condiciones climatológicas lo permiten, se observará pero ante un castillo principal sin espectadores, en algo que sentará precedentes.

Al amanecer de este viernes y poco antes de decretar el cierre se pudo acceder a la zona de Dzibichaltún, alrededor de las 5:30 de la mañana y fue alrededor de las 6:05 a.m. que los rayos solares penetraron el Templo principal de las siete muñecas.

El astrólogo Jorge Alberto Salazar Briceño, difusor cultural de la zona maya, declaró que se trata de un gran espectáculo de luz y sombra que atrae turismo nacional y extranjero.

En esta ocasión, la zona maya no tuvo concurrencia, pero aun así, el espectáculo de luz y sombra logró verse en todo su esplendor por alrededor de 15 minutos.