Toni Morrison y su conversación con García Márquez
Gabriel García Márquez, escritor colombiano. Cortesía

Chloe Anthony Wofford, mejor conocida como Toni Morrison, la primera mujer afroamericana en ganar el Premio Nobel de Literatura (1993), falleció a los 88 años.

Inició su carrera como escritora a los 40 años con la publicación de la novela The Bluest Eyes, cuando trabajaba en la editorial Penguin Random House en Nueva York, y para evitar una polémica adoptó el pseudónimo por el que es reconocida.

Desde entonces, Morrison publicó un total de 11 novelas, tres libros de no ficción, la obra de teatro Dreaming Emmett e incluso el libreto de la ópera Margaret Garner. Su literatura conocida por buscar la libertad dentro de los límites de la raza le han valido diversos reconocimientos como el Premio Pulitzer y el American Book Award, en 1988, así como el nombramiento de Oficial de la Legión de Honor por el gobierno francés.

Su carrera la llevó a participar en congresos y ferias de libros al rededor del mundo, incluyendo México. Entre sus visitas más destacadas a nuestro país se encuentra una a la Facultad de Filosofía y Letras en Ciudad Universitaria en 1995, donde participó en la inauguración de la cátedra extraordinaria Sor Juana Inés de la Cruz.

Aquella visita, a solo dos años de haber ganado el Nobel de Literatura, fue capturada en una crónica de la traductora Julia Constantino en el Boletín número 4 de la facultad. Morrison leyó una selección de extractos de sus novelas Beloved y Jazz a “una abarrotada Aula Magna”.

“Las palabras se deslizaron por los labios de Morrison y adquirieron cuerpo, un cuerpo voluptuoso y seductor, libre y desinhibido que susurró, habló y gritó sangre, violencia, vida, muerte y amor”, describió la traductora por la UNAM.

En esa misma visita la escritora ofreció una entrevista en la que abordó temas como el impacto del lenguaje coloquial y callejero en el idioma inglés, así como su cercanía con el también escritor afroamericano James Baldwin, su proceso creativo, y el feminismo, tema del cual declaró: “Me gusta el feminismo. Tiene tan mala reputación donde sea que uno pueda comprender qué aspectos de él se va a encarar y qué partes no. Ahora bien, siempre he tenido muy serios problemas con la pontificación del feminismo”.

Diez años más tarde, Toni Morrison regresó a México, esta ocasión a Guadalajara para la XIX edición de la Feria Internacional del Libro (FIL), evento del que Morrison se llevó una grata impresión y afirmó haber estado en muchas ferias, pero ninguna como la realizada en Jalisco. Aquel 25 de noviembre de 2005, la escritora participó en la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar con la conferencia magistral “El hogar del extranjero”.

En esa visita Toni Morrison, Gabriel García Márquez y el historiador David Carrasco fueron a comer pescado en un restaurante de la elección del escritor colombiano. Carrasco atestigua en Toni Morrison. Memory and meaning que durante la comida los ganadores del Nobel intercambiaron mensajes secretos en servilletas, de los que el autor de Cien años de soledad declaró: “Voy a enmarcar esto”.