La actriz mexicana Eiza González y la nominada al Óscar Rosamund Pike, confiesan que tener ambición es algo bueno, que te reta y te hace crecer, pero también hay líneas que no se deben cruzar.

En el nuevo filme que las dos protagonizan, Descuida, yo te cuido (I care a lot), el personaje de Pike (Marla) dice al inicio que “no existen las personas buenas. Hay dos tipos de personas en este mundo, las personas que toman lo que quieren y las que lo roban, depredadores y presas, leones y corderos”.

Con esto en mente, ¿de qué lado están ambas? “Definitivamente debe haber límites, esos cada persona se los pone, dependiendo su ética, valores y formación, pero también teniendo en mente que ese límite o traspasarlo no dañe a terceros. Este filme muestra que las personas podemos ser perversas y malas, pero me niego a pensar que esa sea una constante en el ser humano”, dijo Eiza en entrevista.

El largometraje, que se estrenó a través de Netflix, narra la vida de Marla, una mujer calculadora, sin escrúpulos, quien desde pequeña decidió que, para conseguir lo que desea, lo hará a través de otros. Así, durante años, se ha aprovechado de docenas de ancianos como tutora legal, alegando que son personas incapaces de cuidar de sí mismos y que deben ser puestos bajo su tutela.

“Cuando J (Blakeson, el director), me habló de esta historia, que se le ocurrió cuando leyó un artículo en el periódico sobre tutores legales que abusaban de los ancianos, le pareció fascinante hacer una fábula sobre el ‘American dream’ y los sistemas de salud y de asistencia social en Estados Unidos y eso a mí me gustó. El personaje es fascinante, porque es despiadada, ella piensa que atacas o te atacan, está hambrienta de riqueza, poder y esas cosas con las que no me identifico pero que son una radiografía de lo que hoy vive el mundo”, comentó Pike.

En el filme, Eiza González es Fran, la compañera, cómplice y hasta amante de Rosamund, un papel que para la mexicana es una entrada a los filmes serios en Hollywood, que considera necesario para abrir la conversación acerca de esta problemática que es real y que afecta a miles de personas de la tercera edad en aquel país.

“Me gusta la vuelta que J le dio al tema, está contada desde el punto de vista de ‘la mala’; es decir, si hubiese sido a través de los ojos de la víctima, quizá hubiese parecido más un documental que una muestra hasta dónde te puede llevar la ambición desmedida”, dijo la joven de 31 años.

Además, Rosamund (quien por esta película está nominada al Globo de Oro) y Eiza coincidieron que el filme habla también acerca de lo complicado que puede llegar a ser cumplir el sueño americano para aquellos que no son estadounidenses.

“Aunque son personajes reprochables, me gusta que son mujeres poderosas y que han decidido utilizar un lugar que se aprovechó de ella, aunque su manera es horrible, ellas buscaron agujeros legales en la justicia americana para beneficiarse y aprovecharse de personas indefensas”, añadió González.

I care a lot es una comedia negra que cuenta con un reparto estelar que incluye a Chris Messina, Peter Dinklage y Dianne Wiest, entre otros.