Michel Franco llevó un Nuevo orden a Italia. Su nuevo filme fue celebrado con aplausos en el Festival de Venecia, donde compite por el León de Oro.

El cineasta mexicano estuvo acompañado por el elenco de la película: Diego Boneta, Naian González Norvind, Mónica del Carmen y Fernando Cuautle, quienes posaron en una alfombra roja sin público y en una sala de exhibición con asistentes separados debido a las medidas sanitarias por el covid-19.

La cinta, la única en español dentro de la Selección Oficial de la Mostra, se centra en una familia rica mexicana que celebra una boda en su mansión mientras fuera resuenan los ecos de una fuerte subversión social fruto de la desigualdad y las ansias de venganza.

La mayoría más pobre de la sociedad se rebela contra las élites acomodadas y minoritarias para someter a sus miembros al maltrato, las ejecuciones sumarias y el pillaje. Toda una pesadilla ambientada en un inquietante futuro muy próximo que podría incluso ser mañana.

Franco no ha dejado a nadie indiferente en Venecia con esta trama perturbadora con aires de crítica social y actual sobre la caída de un sistema político y el surgimiento de uno nuevo bajo la bandera de la revolución, puede que más injusto.

Se trata de hecho de una advertencia muy vigente hoy en día. El director de otras cintas como Después de Lucía (2012) y Las hijas de Abril (2017) empezó a escribir “o al menos a pensar” en el guión hace cinco años y lo terminó hace tres.

Pero entonces, subrayó, nada le hacía pensar que las protestas iban a extenderse por todo el planeta: los chalecos amarillos en Francia, el Black Lives Matter en Estados Unidos o las revueltas en Chile, Colombia o Hong Kong, dijo, por poner algunos ejemplos.