Yami Vidal y su pasión por el maquillaje

Hace unos días entrevistamos a la makeup artist Yami Vidal, una joven guapa, carismática, apegada a su familia y sobre todo muy talentosa, que con tan solo 20 años de edad se ha ido desempeñado de la mejor manera en el mundo del maquillaje. Actualmente estudia la carrera de Psicología y esto fue lo que nos platicó.

A sus 15 años, nunca imaginó que el maquillaje se convertiría en su pasión, mucho menos que marcaría por completo su vida trayéndole grandes satisfacciones, y que le permitiría conocer personas extraordinarias.

Yami comenzó en esto experimentando con una paleta de sombras que recibió de regalo por sus XV años. Un año después se animó a maquillar a una persona externa a su familia, subió los resultados a sus redes sociales y la gente comenzó a mandarle mensajes preguntándole cuánto cobraba por maquillar, y fue cuando se dio cuenta de que “podía hacer de mi arte un negocio”.

Desde muy pequeña, ella quería dedicarse al diseño de modas, porque siempre le ha gustado dibujar, pero fue algo muy preciso lo que la impulsó a tomar la decisión de dedicarse al maquillaje. “Fue cuando en una ocasión maquillé a una niña, se vio al espejo y dijo: ‘Es la primera vez que me siento bonita. Gracias, Yami’. Desde ahí supe que me quería dedicar a esto toda la vida”, relató.

Con la linda sonrisa que la caracteriza, Yami nos contó su historia. “De pequeña fui introvertida, seria, siempre fui de pocos amigos y amigas, me gustaba mucho jugar sola y desde pequeña disfruté siempre a mi familia; no me gustaba estar lejos de ellos, ya que me sentía muy insegura. Fui una niña muy tranquila e incluso, en preescolar, las primeras semanas pensaban que tenía una discapacidad del habla, cuando en realidad simplemente era que no me gustaba participar porque me daba pena, a todo respondía sí y no con la cabeza”, señaló.

¿Cómo te iniciaste en el mundo del maquillaje?

Empecé como todas, viendo videos y tutoriales, luego comencé a meterme a cursos para perfeccionar mi técnica e ir profesionalizándome.

¿Cuáles fueron tus primeros maquillajes?

Fueron looks que realizaba a las amigas de mi tía. No estaban mal pero eran maquillajes muy sencillos; ahora que veo las fotos las recuerdo con mucho cariño, ya que con ellos empecé.

¿Para qué tipo de clientes va dirigido tu estilo de maquillaje?

Para todas las edades, me encanta maquillar desde quinceañeras hasta pieles maduras, lo que verdaderamente me causa satisfacción es ver la expresión de mis clientes al ver el trabajo que he realizado en ellas.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

A pesar de que siempre fui muy tímida, el mundo del maquillaje me ayudó a aprender a interactuar con las personas, a dejar a un lado lo introvertida que era, para poder convivir y tratar con diferentes tipos de clientas, así que eso es algo que me gusta, el poder interactuar con la gente. Además me encantan las experiencias que me ha dejado, ya que han resultado anécdotas muy divertidas.

¿Qué situaciones te disgustan?

En realidad hay pocas cosas que me disgustan de mi trabajo, se podría decir que nada, pero si tenemos que mencionar alguna, sería que las clientas quieran decirte cómo hacer tu trabajo. Ejemplo: me ha tocado una que otra clienta que ni siquiera he terminado y ya anda tratando de hacer “correcciones” del resultado final.

¿Crees que es valorado el trabajo de una maquillista?

Depende de la persona. Hay personas que de verdad sí valoran el tiempo, el esfuerzo y dinero que le inviertes a lo que haces, y hay otras personas que infravaloran nuestro trabajo.

¿Cuál es tu inspiración?

Mi familia, ya que para mí siempre ha sido importante que ellos se sientan orgullosos de todo lo que estoy logrando y lograré.

¿Qué consejos le darías a quien quiera dedicarse a esto?

Mucha paciencia, práctica, y que no se dejen intimidar por los comentarios negativos de algunas personas, ya que todos iniciamos echándolo a perder y de los errores se aprende. También, si van a hacer algo, háganlo con verdadera pasión y no solo se dejen llevar porque “es un buen negocio” o “está de moda”, ya que si solo lo hacen por esas razones, les resultará difícil triunfar en el medio.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Me encantaría convertirme en una figura pública en el mundo del maquillaje. En un tiempo de mi vida di clases en una universidad impartiendo la materia de Visagismo en la carrera de Cosmetología. Disfruté mucho el hecho de enseñar, así que una de mis metas es recorrer mi estado y en un futuro, mi país, compartiendo mis conocimientos y experiencias por medio de workshops, así como lo hacen distintos maquilladores a los cuales admiro; una de ellas es Bere de la Rosa.