EU podría intervenir en México

La inacción del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para combatir las bandas de narcotraficantes sigue evidenciando cada vez más a México en el ámbito internacional.

El escándalo mayor de esta semana fue la amenaza del presidente estadounidense Donald Trump de que va a pedir que las bandas del crimen organizado de México sean consideradas “terroristas” lo que le daría al país vecino luz verde para intervenir de alguna manera en la persecución de los líderes de esas organizaciones criminales en territorio mexicano, con permiso de su gobierno o sin él. 

Varias han sido las señalas de López Obrador de que no quiere enfrentar a las bandas criminales: los mensajes de “abrazos, no balazos”, su “huácala, fuchi, ya bájenle”, la de “pórtense bien, los voy a acusar con sus mamás”, han sido algunas de sus expresiones denotativas de que desaprueba la acción de la fuerza policial contra ellos.

Esa actitud de López Obrador ha sido tomada como una señal de debilidad y de incapacidad de su gobierno para enfrentar a las bandas del crimen organizado y la gota que derramó el vaso de los estadounidenses fue el asesinato de nueve miembros de la familia Lebarón, con doble nacionalidad, México-estadounidense, ocurrida hace un par de semanas en el norte del país.

Ha habido otras masacres en distintas partes del país en donde la fuerza pública mexicana nada ha hecho para buscar, encontrar y castigar a los culpables.

Otro hecho relevante respecto de la opacidad del gobierno de López Obrador fue el fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán, hijo del Chapo Guzmán, en Culiacán. Éste el hecho más demostrativo de que el gobierno federal mexicano carece de estrategia para realizar una acción de esa naturaleza y de ese tamaño. El gobierno mexicano quedó en ridículo internacional.

Bueno, pues todas esas cosas, más las otras en ese sentido que ya sabemos, obligaron al presidente de Donald Trump a lanzar la amenaza de que muy probablemente pida declarar “terroristas” a las bandas mexicanas de narcotraficantes, lo que daría luz verde al gobierno gringo para realizar todo tipo de actuaciones dentro de territorio mexicano para perseguir a líderes del narcotráfico que estén operando en territorio azteca.

Seis expertos en la materia consideraron para el portal Expansión que el anuncio del presidente Donald Trump de “designar” como terroristas a los cárteles del narcotráfico en México generaría complicaciones políticas, sociales, comerciales y económicas para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

De entrada, añadieron, pone a México en una situación muy delicada y es una muy mala noticia porque desde luego que eso empuja en la dirección contraria a la que hubiera querido ir López Obrador respecto a la política de seguridad.

Carlos Bravo Regidor, analista político y coordinador del programa de periodismo en el CIDE, considera que la declaración tendría diversas implicaciones, entre ellas, en lo inmediato, dificultará la aprobación del T-MEC.

Jesús Gallegos Olvera, doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional Autónoma de México, explica que si se cumple la declaratoria mencionada no llegarían militares estadounidenses de forma inmediata a México, pero sí podrían generarse las siguientes variantes: eventualmente habrá estrategias de medidas contraterroristas que podrán ser aplicadas en México; el personal enviado por EU podría ser de asesores y equipos de inteligencia; la declaratoria también agravaría la polarización interna, por ejemplo permitiría que la oposición resaltara que existe una debilidad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Eso ya está ocurriendo.

Además de esa polarización, detalla que puede agravarse la división social, con quienes apoyen la postura de la familia LeBarón y quienes estén en contra por un sentimiento nacionalista que no acepte la cooperación estadounidense. También ya está ocurriendo.

El internacionalista Javier Urbano cree que la declaratoria implicaría que se pudieran desplegar recursos, estrategias de seguridad y financiamientos vinculados a la lucha contra el terrorismo; asegura que con eso Estados Unidos podría transterritorializar su política de seguridad e intervenir en México.

“México se vería expuesto a una serie de acciones de intromisión de parte de la Unión Americana si el presidente Trump lo decidiera; hay ejemplos en el mundo, como, al asignarle esta categoría a un grupo, Estados Unidos permite la intervención de Fuerzas Armadas, grupos de inteligencia, la CIA y demás instituciones de seguridad”, detalló.

Consideró que, al mezclar en este momento el conflicto de seguridad de los cárteles con el de migración, se generará mayor tensión.

Javier López Recamier, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle, consideró que este anuncio tiene como trasfondo el fallido operativo en Culiacán.

Las autoridades mexicanas han demostrado que no cuentan con la suficiente capacidad para, por ejemplo, haber detenido al hijo de El Chapo, lo cual era con características de extradición a Estados Unidos, llámese Secretaría de Marina, de la Defensa, o de Seguridad y obviamente la decisión del presidente de que no se detuviera a Ovidio”, comentó.

Explica que Estados Unidos, en defensa de sus intereses y de sus ciudadanos, está buscando intervenir en territorio mexicano.

“Es complicado para México, mucho muy complicado para las autoridades mexicanas. Se podría considerar cierta intervención del gobierno de EU en territorio mexicano, e incluso una pérdida de soberanía porque podrían llegar tropas del gobierno estadounidense a México”, comentó.

Sean peras o sean manzanas, el gobierno de López Obrador volvió a quedar en ridículo a nivel internacional porque con su amenaza, Trump le dijo a su homólogo AMLO: si tú no puedes combatir las bandas asesinas, iré yo a combatirlas.

alexmoguels@hotmail.com