Sé osado y fuerzas poderosas te ayudarán...

El ajedrez es un juego de inteligencia cuyo principal objetivo es superar a un adversario que también aspira a conseguir supremacía. El afán de imponerse se relaciona con el carácter, el talento y la disposición a asumir los riesgos necesarios para lograrlo. Como en la vida, el éxito en el tablero requiere osadía, ingenio, metas claras, suerte y determinación. “Ventura y determinación van siempre juntas”, decía el poeta italiano Pietro Trapassi (1698- 1782). Por eso el escritor y ajedrecista alemán Johann W. Goethe sugería: “Sé osado y fuerzas poderosas te ayudarán… Lo que puedes hacer o pensar que puedes hacer, hazlo, porque la determinación contiene magia, poder y genialidad”.

Por su condición antagónica, el éxito en el juego ciencia demanda buen juicio y audacia. El psicólogo francés Gustave Le Bon (1841- 1931) advirtió: “La audacia sin juicio es peligrosa, y el juicio sin audacia es inútil”. Esto porque en opinión del emperador y ajedrecista Napoleón Bonaparte, “con audacia se puede intentar todo, mas no conseguirlo todo”.

Correo: rjavier.vargas.p@gmail.com

Partida

En esta miniatura el rey blanco prescinde del enroque y de inmediato es víctima de una audaz y letal emboscada del bando rival.

Blancas: Emanuel Lasker

Negras: Israel Horowitz

Nueva York, 1946. Ataque Torre

1.d4 Cf6 2.Cf3 d5 3.e3 c5 4.c4 cxd4 5.Cxd4 e5 6.Cf3 Cc6 7.Cc3 d4 8.exd4 exd4 9.Cb5 Ab4+ 10.Ad2 0–0 11.Axb4 Cxb4 12.Cbxd4 Da5 13.Cd2 De5+ (Diagrama. Al no enrocarse, el rey blanco queda expuesto a una inapelable y fatal encerrona) 14.Ce2 Cd3, jaque mate.