Andrés Manuel López Obrador volvió a demostrar que tiene las riendas de la política mexicana en sus manos, salvo “chiripas” como Lilly Téllez que acaparó en días recientes la atención, pues con sus comentarios hizo que el mandatario decidiera no ir a la ceremonia para la entrega de la Medalla Belisario Domínguez a la señora Ifigenia Martínez y al extinto Manuel Velasco Suárez.

Uno que otro personaje, como Ricardo Monreal Ávila, quien declaró que él estará en la boleta electoral de 2024 con o sin Morena, de repente se roban los reflectores; sin embargo, los hilos del día a día los trae el señor que vive en Palacio Nacional, quien, jura y perjura, se retirará de la vida pública dentro de tres años.

Última oportunidad

A quien metió en serios predicamentos con el tema de la reforma eléctrica es al Partido Revolucionario Institucional (PRI) entero, a cuyos legisladores emplazó a definirse: o siguen con la “política neoliberal” o se suman a las ideas de la Cuarta Transformación.

Lejos del fondo de la que han bautizado como “Ley Bartlett”, en alusión al director general de la CFE, el tabasqueño exigió que los diputados y senadores del PRI decidan entre dos figuras, nada más y nada menos: Carlos Salinas de Gortari y Lázaro Cárdenas del Río.

La arrinconada que el mandatario mexicano ha puesto a los priístas lleva doble jiribilla política: primero, les está comprometiendo ante la opinión pública a mostrar su respaldo a la reforma eléctrica que, él dice, acabará con privilegios para empresas generadoras particulares y devolverá fortaleza a la paraestatal mexicana; segundo, supongamos que los priístas en el Senado o en la Cámara de Diputados hacen alianza con Morena, entonces oficialmente comenzará lo que ha sido calificado como PRIMor.

La acometida del Presidente de México, quien la mañana de este viernes cuestionó a las universidades que siguen sin regresar a clases presenciales, tiene entonces doble jugada.

Si consigue que una mayoría priísta o todos acompañen “la cereza” de sus reformas, entonces habrá logrado un aliado para ésta y otras iniciativas, incluso para la sucesión presidencial; además, habrá roto la Alianza Va por México, la cual, a pesar de que no cuajó tal y como se esperaba, sí hizo mella en el morenismo en varios estados del país, tal es el caso de la Ciudad de México.

Lo dicho, a muchos agrada y a muchos desagrada, pero en este momento en el país solamente hay un dueño del circo…

El tiempo no se detiene

El senador Eduardo Ramírez no pierde el tiempo. Terminó su encargo de Presidente del Senado de la República, lo que le trajo buenos dividendos políticos, pero el trabajo no ha parado.

En los últimos días empujó la propuesta de que tanto en empresas como en el sector público haya un espacio garantizado para las personas que viven con alguna discapacidad.

Según datos del INEGI de 2018 aportados por el mismo equipo del legislador, en México 7 millones 787 mil 805 personas que viven con algún tipo de discapacidad, lo cual quiere decir que legislar en esa materia no es poquita cosa.

Un día después (el oriundo de Comitán, la tierra de Belisario Domínguez, a quien este siete de octubre se recordó con vehemencia) respaldó una iniciativa de la también legisladora Sasil de León, la cual pretende garantizar seguro social para los trabajadores eventuales del campo, un sector sumamente olvidado, aun en los tiempos de la 4T.

Hay miles de trabajadores, por ejemplo, que viajan cada año para realizar labores agrícolas en Sinaloa, y están a la buena de Dios; incluso, se han documentado casos donde viven prácticamente en la esclavitud.

Una ayudadita, en este caso con seguro social, no les vendría mal a estos hombres y mujeres que llegan con todo y sus hijos para ganarse unos cuantos pesos. En las fincas cafetaleras de Chiapas tampoco cantan mal las rancheras…

No se nace sabiendo

Cuando supimos que Jorge Llaven Abarca dejaría el cargo de Fiscal del Estado, fuimos muchos los que nos preguntamos ¿cómo por qué o para qué?

Al oriundo de Suchiapa, a quien le gusta darse tiempo para jugar futbol, una de sus pasiones, se lo veía muy bien, por su trayectoria, haciendo labores en el sector de la seguridad. Así lo hizo como Ministerio Público, como delegado de la hoy FGR, como secretario de Seguridad y luego como titular de la FGE.

Cuando comenzó a incursionar en la política, muchos creyeron que se toparía con pared, pero oh, sorpresa. Hasta ahora todo le ha salido “a pedir de boca”.

Jorge Llaven, quien también tiene una especie de tractor en su organismo, pues no para de tener actividades, ahora en el ambiente político, participó apenas en un encuentro nada más y nada menos que con Manuel Bartlett, afamado y odiado, pero aún anclado en el gobierno de la transformación…

Aderezos

-Otra vez Manuel Velasco se encontró con Adán Augusto López Hernández, el secretario de Gobernación y, dicen, hablaron de asuntos legislativos. La pregunta es: ¿fue o lo mandaron llamar?...

-Urge que la nueva legislatura local se ponga a chambear y se integren las comisiones. Los que se fueron dejaron mucha lumbre encendida y urge comenzar a apagarla…

-La caída del Facebook, WhatsApp e Instagram abrió de nuevo el debate: ¿se debe regular o poner algún tipo de control a las redes sociales?

cirocastillo@hotmail.com