Dignificación

*80 por ciento de policías recibió curso de formación

*Su labor, indispensable para ahuyentar a delincuentes

Congreso de la Unión.- Informes de la Secretaría de Gobernación reconocen la falta de profesionalización y la existencia de salarios precarios en las corporaciones policiales como factores de riesgo para la presencia de actos de corrupción y la cooptación de miembros de estas instituciones por parte del crimen organizado.

Ante esta situación, se han establecido una serie de estrategias por parte del Consejo Nacional de Seguridad Pública para implementar programas de dignificación policial que permitan la mejora de condiciones laborales y el fortalecimiento integral del desarrollo policial e institucional.

La primera Encuesta Nacional de Estándares y Capacitación Profesional Policial del INEGI, señala que en 2017 el universo de policías comprendía a un total de 384 mil 900 elementos a nivel nacional.

El 76.1 por ciento estaba adscrito a la Policía Preventiva Estatal o Municipal, 13.5 por ciento pertenecían a la Policía Estatal Ministerial, 9.5 por ciento a la Policía Federal y 0.9 por ciento a la Policía Federal Ministerial.

Las estadísticas señalan que el 80.5 por ciento de los elementos de policía recibió un curso de formación inicial al ingresar a la institución policial, 57.8 por ciento recibió al menos un curso de actualización y 29.2 por ciento recibió mínimo un curso de especialización.

El sistema de desarrollo policial del gobierno federal se estructura a partir de cuatro ejes que tienen por objeto garantizar la estabilidad, la seguridad, la igualdad de oportunidades y fomentar la vocación de servicio y sentido de pertenencia a las corporaciones policiales.

El primer eje se centra en el servicio profesional de carrera de carácter obligatorio y permanente que contribuya al fortalecimiento institucional y, a su vez, permita a las y los agentes policiales desarrollar un proyecto de vida al interior de la institución.

En el segundo eje, la profesionalización, debe contribuir al desarrollo de competencias, capacidades y habilidades de los integrantes de las instituciones policiales, y tener un carácter permanente y progresivo.

En tercer lugar, se encuentra la certificación, que se puede desglosar en dos componentes: el primero que representa la adopción y empleo de principios, conocimientos, destrezas, técnicas y habilidades policiales; y el segundo, la evaluación e identificación de factores de riesgo que incidan negativamente en el desempeño de las funciones policiales.

Esta certificación implica la emisión del certificado policial, el cual garantiza que cada agente policial cumple con el perfil, los conocimientos, experiencia, habilidades, aptitudes necesarias para el desempeño de sus funciones y cubre los requisitos de ingreso y permanencia dentro de las instituciones policiales.

El cuarto eje, se refiere al régimen disciplinario, parte del desarrollo policial encargado de la vigilancia interna de las instituciones policiales, así como de la imposición de sanciones administrativas y de estímulos y recompensas.

Para cumplir con estas funciones, las instituciones de seguridad pública cuentan con una unidad de investigación de asuntos internos y un órgano de honor y justicia.

En síntesis, un programa de dignificación de la función policial requiere una revisión de las condiciones laborales de las y los agentes policiales, así como de estrategias de fortalecimiento institucional que permitan desarrollar una carrera policial efectiva y dar acceso a una vida digna a las y los integrantes de las corporaciones.

Para ello resulta necesario establecer metas con objetivos a corto, mediano y largo plazo, acompañados de un sistema de monitoreo permanente para garantizar su adecuada implementación.

En este tenor se enmarca la entrega de certificados a policías graduados de las licenciaturas impartidas en el Instituto de Formación Policial, así como uniformes y reconocimientos “Honor a quien honor merece” a elementos estatales por parte del gobernador Rutilio Escandón Cadenas.

“La labor de los hombres y mujeres policías es indispensable para mantener a Chiapas libre de violencia y delincuencia. Su actuación responsable y comprometida impulsa a corresponder a ese esfuerzo mediante la dignificación de su labor”, dijo el mandatario estatal.

El gobernador aseveró que no dejará de atender como tema prioritario la seguridad ni de reforzar a las corporaciones, “porque la sociedad requiere que su policía tenga todo lo necesario para hacer frente a la delincuencia”.

“Si continuamos caminando unidos con el firme objetivo de defender la seguridad de Chiapas, los delitos van a seguir a la baja porque esa es la tendencia. Somos el estado que más ha reducido la incidencia delictiva y eso no lo decimos nosotros, lo dicen las autoridades nacionales. Ustedes hacen un trabajo que valora muchísimo la sociedad, sobre todo ahora que tenemos policías cada vez más preparados, con valores y principios sólidos”, dijo el gobernador Escandón Cadenas.

En nuestra opinión, creemos que es necesario seguir trabajando para que las corporaciones policiales estén integradas por profesionales de la seguridad que velen por los intereses de los ciudadanos; edificar los cimientos de una seguridad ciudadana y construir entre gobierno y sectores de la sociedad el México al que todos aspiramos.

 

jesus.belmontt@gmail.com