Diversificar mercados

*Chiapas debe aprovechar su posición geográfica

*Urge solución a la contaminación por plásticos

Congreso de la Unión.-  Al margen de la aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por parte de los poderes legislativos de Estados Unidos y Canadá, México debe diversificar su comercio exterior con América Latina y otras naciones del orbe para liberarse de la alta dependencia comercial que mantiene del mercado estadounidense.

Hay confianza de que en Estados Unidos sea avalado el tratado comercial este año, ya que los demócratas han dicho que le darán prioridad a este tema, más allá del juicio político al presidente Donald Trump.

Pero independientemente de la aprobación del TLCAN, Estados Unidos también ha buscado concretar acuerdos de libre comercio con el África subsahariana, el sudeste de Asia y con Filipinas.

Al igual que nuestro vecino del norte, el gobierno de México deberá aprovechar las oportunidades que brindan los tratados de libre comercio con diferentes naciones y los Acuerdos de Complementación Económica que nuestro país ha negociado a través de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Por su ubicación, Chiapas es un estado que tiene un enorme potencial en materia de comercio exterior, y como prueba de ello tenemos que a través de Puerto Chiapas, durante el primer semestre del año se movilizaron 288 mil 367 toneladas de mercancías, que representan un incremento de alrededor del 30 por ciento con relación al volumen alcanzado en el mismo lapso del 2018.

Este año se podrían superar las 506 mil toneladas alcanzadas durante el año pasado y llegar a cifras históricas.

Las acciones emprendidas a favor de Puerto Chiapas por parte del gobierno federal y de la administración encabezada por el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, lo está consolidando como un detonador de desarrollo económico para la frontera sur de México.

Desde que Puerto Chiapas inició operaciones en materia de carga, ha registrado un crecimiento permanente. En el 2012 se manejaron 58 mil 912 toneladas de carga; mientras que para el 2013 se aumentó a 90 mil 353.

En el 2014 se duplicó esa cifra al llegar a las 190 mil 80 toneladas; en el 2015 llegó a 235 mil 86 toneladas; en el 2016, 276 mil 537; mientras que en el 2017 hubo crecimiento considerable al ascender a las 468 mil 561 y en 2018, se superaron las 506 mil toneladas.

En términos generales para los estados del sur-sureste ha sido bastante difícil aprovechar al cien las oportunidades que ofrecen acuerdos como el TLCAN y los Acuerdos de Complementación Económica (ACE), entre otros factores porque hay deficiencias en las vías de acceso a los centros de producción o una red óptima de carreteras para poder enviar su oferta exportable.

Las disparidades regionales en términos de desarrollo y competitividad se reflejan en la capacidad de cada una de las 32 entidades para aprovechar las oportunidades del comercio exterior.

Los estados que están rezagados en los índices de competitividad y desarrollo humano no han encontrado la forma de insertarse exitosamente en la actividad exportadora, lo que ha hecho más profunda la brecha entre los estados del sur-sureste y los del centro y norte.  Aquellos que tienen los índices de competitividad más bajos participan marginalmente en el comercio exterior.

De hecho, estados como Baja California Sur, Colima, Durango, Nayarit o Zacatecas, y los del sur-sureste como Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca o Quintana Roo, han aprovechado de manera limitada las oportunidades que brinda la red de 11 tratados de libre comercio con 46 países y los Acuerdos de Complementación Económica que México ha negociado al amparo de la ALADI.

Independientemente de los alcances del TLCAN, México y en particular Chiapas, debe sacarle jugo a su posición geográfica como entidad fronteriza con el mercado latinoamericano.

Residuos plásticos

México es uno de los que utiliza más plástico a nivel mundial dado el alto consumo de agua embotellada, ocupando el doceavo lugar. Igualmente somos uno de los principales productores de plástico (más de nueve mil millones de botellas anuales).

Por lo general, los plásticos son tratados como basura una vez que se utilizaron; rara vez son introducidos nuevamente a la economía, es decir, se carece de políticas públicas en materia de economía circular o reciclaje.

Algunos de los plásticos en el mercado contienen elementos o sustancias tóxicas que perjudican la salud humana o que incluso, al ser desechados en ríos y océanos, contaminan las aguas y perjudican a todo el ecosistema. Se calcula que los plásticos representan el 85 por ciento de los residuos marinos encontrados en las playas.

Sobre el tema, el presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, Roberto Rubio Montejo, dijo que en el Congreso se trabaja en una ley que solucione el problema insostenible de la contaminación producida por los plásticos, en la que se prohíban aquellos de un solo uso y se establezca la responsabilidad compartida de fabricantes, distribuidores, consumidores y autoridades.

En opinión del legislador es necesario establecer la separación de los residuos y en específico de los plásticos desde el origen, fomentar el reciclaje, mayor inspección y vigilancia efectiva respecto a su disposición final.

jesus.belmontt@gmail.com