Cártel de Sinaloa

Buenos días, Chiapas. . .El hoy presidente Andrés Manuel López Obrador criticó en su momento al gobierno del entonces mandatario Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, cuando las bandas del narcotráfico se comenzaron a disputar el territorio mexicano y el gobierno puso en marcha su “Guerra contra el narcotráfico”, donde miles de civiles perdieron la vida en ese fallido propósito de los panistas.

Ahora los legisladores panistas le devuelven las severas críticas por el fallido operativo en Culiacán, Sinaloa, donde las autoridades de seguridad determinaron soltar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera, después de un operativo que habían diseñado conjuntamente el Ejército Mexicano, Secretaría de Marina, la Guardia Nacional y la Fiscalía General de la República; argumentando que no valía la pena la detención de un delincuente por las vidas de muchos civiles, cuyas opiniones de los diversos sectores de la sociedad mexicana están divididas.

Hay que realizar una consulta popular para conocer si tenía la razón Felipe Calderón o la tiene Andrés Manuel López Obrador. El primero decía que valía la pena la guerra contra el narcotráfico, aunque se perdieran vidas civiles, mientras que el hoy mandatario expresa que no vale la pena la detención de un delincuente a cambio de la vida de muchos civiles; aunque de antemano le aseguro que nadie querrá verse inmerso en un fuego cruzado entre delincuentes y policías, mucho menos un hijo o un familiar muerto a consecuencia de esos enfrentamientos.

Ahora bien, se supone que la “política” del Cártel de Sinaloa bajo el control de Joaquín “el Chapo” Guzmán, siempre fue de no meterse con el pueblo, respetarlo y defenderlo cuando fuera necesario; ahora que está preso en los Estados Unidos y que sus hijos están al frente habrá cambiado esa estrategia o sigue siendo la misma. Los 73 puestos que montaron los sicarios en igual número de puntos estratégicos e importancia en Culiacán al momento de ser informados de la detención de Ovidio lo hicieron jugándose la cabeza para presionar a las autoridades policiacas para que lo soltaran o de verdad estaban preparados para masacrar a la gente que defiende “el Chapo”; habrá caído el gobierno en el garlito y lo soltó o sí tenían la intensión los narcos de masacrar a la ciudadanía por su gente.

“Aiga sido como aiga sido”, habrá quiénes estarán a favor y en contra de la determinación que asumió el Gobierno Federal de soltar a Ovidio Guzmán, pero también podrían ser signos de debilidad que no solamente el Cártel de Sinaloa le ha encontrado, sino también sus aliados y contrarios de otros cárteles podrían aprovechar para someter a la Cuarta Transformación; y eso que apenas va el primer año de la presente administración de la “auténtica izquierda”, cuya política en materia de seguridad está demostrando flaqueza con el lamentable suceso de Culiacán, Sinaloa.

Era el error que esperaban los adversarios de Andrés Manuel López Obrador, para arreciar sus críticas en contra de su gobierno y el caso Sinaloa dará para muchos días, semanas y meses en caso de que no haya otro acontecimiento similar o peor; a menos que el Gobierno tenga alguna estrategia política y de comunicación para contrarrestar el desaguisado y poner cortina de humo para que sus críticos den vuelta a la página y se enfoquen en otra cosa. Ya veremos qué sucede más adelante.

Chilmol político

Doña Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, estuvo en el municipio de Ocosingo acompañada del gobernador Rutilio Escandón Cadenas, para ofrecer a nombre del Estado Mexicano disculpas públicas y reconocimiento de responsabilidad a las hermanas Ana, Beatriz y Celia González Pérez y su madre Delia Pérez, violentadas y agraviadas por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional en 1994, caso que no fue atendido por las entonces autoridades federales e ignoraron las recomendaciones de la Comisión Nacional e Interamericana de derechos Humanos. En lo único que concordamos con doña Olga es que ofreció que los hechos no quedarán impunes y que se hará justicia, porque no debe ser fácil en el caso de estas mujeres, ser detenidas en un retén en Altamirano, privadas de su libertad ilegalmente, separadas, golpeadas y violadas por los propios militares que están para cuidar la seguridad e integridad de la ciudadanía; así que si la encargada de la seguridad interna de México les cumple, podrían ser encarcelados quienes participaron del hecho estén en funciones o en retiro. Pero como este caso en concreto, hubo muchos en otras entidades del país, época en que los militares gozaban de toda impunidad* * *A pesar del momento familiar difícil que está pasando el fiscal general del Estado, Jorge Luis Llaven Abarca, cumple de manera profesional con las tareas que tiene encomendada en beneficio de los chiapanecos. Como muestra de su dedicación, supervisó los trabajos de las fiscalías de Distrito Selva y Justicia Indígena en Ocosingo, donde exhortó a los servidores públicos a mantener la justicia siempre al lado de la gente, otorgando una atención más humana y sensible a las víctimas del delito* * *”Somos más los buenos que los malos, por eso, junto a la presidenta de la Mesa Directiva, Laura Rojas, desde la Cámara de Diputados respaldamos categóricamente la estrategia de pacificación del país que encabeza el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y el Gabinete de Seguridad Nacional, porque por primera vez atiende las causas de la inseguridad, respeta la vida y no enfrenta la violencia con violencia”, dijo el diputado federal del Partido Verde, Roberto Rubio Montejo* * *Done su sangre. Hoy por ellos, mañana por usted; nadie sabe cuándo la necesitará* * *Coopere con la Cruz Roja, algún día lo ayudará* * *Nos vemos y escuchamos por TVO Cuarto Poder de lunes a viernes de 8:00 a 9:00 de la mañana por www.cuartopoder.mx.

La pregunta del día

¿Hizo bien o mal la Presidencia de la República en liberar a Ovidio “Chapito” Guzmán López?