Escupiendo para arriba

Buenos días, Chiapas. . .Sólo Alfonso Ramírez Cuéllar y los militantes de Morena están viendo los cambios en el nuevo sistema gubernamental federal que no ve la mayoría de los mexicanos, particularmente, quienes generan economía y empleos; más con la pandemia de Covid-19, porque han sido los más perjudicados y todavía no reciben la ayuda del sistema.

Con aires triunfalistas, llegó a Tuxtla Gutiérrez para conocer y recorrer las nuevas instalaciones del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) del que es encargado, porque emuló a los viejos tiempos del PRI, diciendo que arrasarán en las próximas elecciones del 2021; cuando los mexicanos elegirán a 500 diputados federales, 13 gubernaturas, varios congresos estatales y decenas de ayuntamientos municipales, como el paso particular de Chiapas.

Ramírez Cuéllar está muy convencido de que se quedará cuidando las puertas del CEN de Morena hasta después de las elecciones del próximo año, bajo el argumento de que los tiempos están encima para elegir a la nueva dirigencia nacional, pero no son pocos los que dentro de ese instituto político están urgidos de que se vaya; más después de la confrontación interna que tiene con algunos grupos y con la propia ex dirigente nacional Yeidckol Polevnsky Gurwitz, a quien tiene demandada por supuestos desvíos de recursos del partido en el poder.

Se llenó la boca hablando del combate a la corrupción que se ha iniciado en este gobierno, poniendo como ejemplo los casos de Emilio Lozoya Austin y César Duarte Jacques, ex gobernador de Chihuahua, aunque el ex director de Pemex parece que pasó de indiciado a testigo protegido para que suelte la sopa en contra de otros exfuncionarios del pasado que le ganaron la elección presidencial a Morena en el 2012.

Tanto, que desde que llegó a México extraditado de España, Lozoya Austin se la ha pasado en un hospital caro pagado por los impuestos de los mexicanos, en lugar de estar en algún reclusorio como cualquier presunto delincuente. Pero el propio sistema ha filtrado las declaraciones que el exfuncionario ha rendido ante la Fiscalía General de la República (FGR), donde hasta senadores, diputados federales y el ex candidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, presuntamente recibieron sobornos para aprobar las reformas energéticas.

Pero el antropólogo Alfonso Ramírez Cuéllar pretende enjuagarse la cara mirando la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. No dice que la corrupción está pasando a traer a “distinguidos” miembros del actual gabinetazo presidencial y ejemplos hay muchos; nada más en la Fiscalía General de la República, han cesado a más de 119 funcionarios entre peritos, agentes federales, agentes del Ministerio Público, subdelegados y delegados investigados por corrupción.

León Manuel Bartlett Álvarez, propietario de la empresa Cyber Robotics Solutions, hijo del expriista y director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, recibió por asignación directa en el presente sexenio un contrato por 94.9 millones de pesos el 30 de abril.

Sin descontar las investigaciones periodísticas que dejaron al descubierto las riquezas del director general de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, junto con su pareja e hijos, quienes presuntamente han construido un imperio consistente de 23 lujosas casas ubicadas en varios puntos de vida cara en la Ciudad de México, riqueza que no concuerda con los últimos 18 años de burócrata federal del poblano-tabasqueño; pero hasta el momento los morenistas nada han dicho de ese escándalo, vaya, ni el propio Bartlett Díaz.

Quién no recuerda el escándalo de Carlos Lomelí Bolaños, ex súper delegado federal en Jalisco, que fue acusado de estar detrás de una larga lista de empresas farmacéuticas que vendían o venden a gobiernos en la súper licitación de medicinas a la que convocó la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP); sin descontar los “pecadillos” que trae arrastrando el súper delegado federal en Chiapas, José Antonio Aguilar Castillejos.

De los más de 50 mil 447 contratos que ha celebrado el Gobierno Federal en el año, casi el 80 por ciento han sido sin licitación y entregados en adjudicación directa; 17 por ciento en licitación pública y el 7 por ciento en forma de invitación restringida. Los datos anteriores los puede usted consultar en la página de la propia Presidencia de la República.

De los más de 830 mil funcionarios públicos que efectuaron su declaración patrimonial, cuántos habrán mentido y a cuántos se les habrá investigado por parte de la Función Pública para verificar la veracidad o mentira de las mismas; porque como en el caso de Manuel Bartlett Díaz, también han sido exhibidos otros “distinguidos” integrantes del gabinete lopezobradorista. 

Ni modos que me diga usted amigo lector que no es corrupción formar una organización denominada “El Barzón”, para aglutinar a todos los deudores de la banca en el país que se hacían pasar por ricos e influyentes empresarios, cuando en realidad estaban hasta el cuello de deudas; pretendiendo (la mayoría lo logró) dejar de cumplir el pago de millones de pesos que les había prestado la banca comercial. De qué combate a la corrupción habla Alfonso Ramírez Cuéllar cuando también tiene cola que le pisen.

Vino a Chiapas a escupir para arriba y le cayó en la cara. Mejor que siga con su campaña para ganar simpatías y seguir como encargado de Morena, aunque si no le salen las cuentas en el 2021 volará como tapón de sidra del cargo.

Done su sangre. Hoy por ellos, mañana por usted; nadie sabe cuándo la necesitará* * *Coopere con la Cruz Roja, algún día lo ayudará* * *Nos vemos y escuchamos por TVO Cuarto Poder de lunes a viernes de 8:00 a 9:00 de la mañana por www.cuartopoder.mx.

La pregunta del día

A propósito de los problemas del país, ¿irá tan bien la administración que han renunciado más de 12 secretarios de estado y funcionarios federales?