Inició el proceso electoral federal

Con el inicio formal del proceso electoral federal a partir de ayer, comienza una nueva etapa de confrontación entre partidos políticos, precandidatos y funcionarios de gobierno que aspiran a una diputación federal.  

Si el año pasado y lo que va de este 2020 ha sido de descalificaciones, confrontaciones y de dimes y diretes, habrá que imaginar lo que vendrá en los meses próximos hasta las elecciones el 6 de junio próximo.  

Como cada tres años, serán elegidos 300 legisladores federales en todo el país, a los que habrán de agregarse 200 de representación proporcional para hacer un total de 500, ya que hasta la fecha los partidos políticos no han querido eliminar esos espacios, reservados para los amigos de los dirigentes y gobernantes.  

Una de las demandas ciudadanas desde hace mucho tiempo ha sido precisamente esa, que desaparezcan las candidaturas plurinominales, no sólo para disminuir el cuantioso presupuesto en la Cámara de Diputados, sino porque 500 legisladores son demasiados, además de que muchos de ellos no hacen ninguna labor más que levantar el dedo o tocar un botón para aprobar o no tal o cual iniciativa.  

En lo que va de la actual administración federal no se ha notado una oposición fuerte al gobierno porque los partidos políticos no se han podido reponer de la paliza que Morena les puso en las elecciones de 2018, por lo que tratarán de posicionarse y ganar el mayor número de espacios posibles.  

No sólo se trata de que tengan varios escaños en San Lázaro para ser un contrapeso en la medida de lo posible, sino que su futuro en las elecciones presidenciales de 2024 depende en buena medida de la fuerza que muestren en 2021.  

Aunque no se sabe todavía si los principales partidos de oposición (PRI, PAN y PRD) le echarán montón a Morena y sus aliados, desde ahora puede decirse que si antes de elegir a sus candidatos ven que de manera individual no levantan, postularán candidatos comunes con tal de quitarle el mayor número de espacios al partido gobernante.  

A la fecha se nota que es el Partido Acción Nacional el que aparece como el mayor opositor, por lo que, tomando en cuenta la votación de 2018, pudiera atraer el mayor número de votos después del partido oficial, aunque el Revolucionario Institucional tiene todavía mucha presencia, además de que en teoría, es menos hostil a Morena que el blanquiazul.  

El que podría haber sido el partido de verdadera oposición sería México Libre de Felipe Calderón por la confrontación personal que tiene con el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero resulta que, afortunadamente, el Instituto Federal Electoral (INE) le negó el registro, aunque todavía tiene la opción de recurrir al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para impugnar la resolución.  

Qué lamentable que sólo por la ambición de poder, de negocio familiar y tal vez hasta con afanes de venganza política como en este caso, haya políticos que buscan fundar partidos, cuyo objetivo principal es vivir del presupuesto y buscar cargos, aparte de dividir el voto de los ciudadanos.  

Por fortuna, el INE tampoco aprobó el registro de otros proyectos como Redes Sociales, Fundación Alternativa y Súmate a Nosotros porque si no, ya serían más de diez. Y el problema no es que sean tantos como oferta política, sino la gran cantidad de dinero del erario público que se les tiene que destinar.  

El del financiamiento es otro tema que debe de ser atendido ya por los legisladores, pues no es posible que se destine tanto dinero público a partidos políticos cuando las necesidades del país son tantas. Esta es una demanda muy sentida de la sociedad, no de ahora sino de hace varios años.  

De todos modos, los partidos que ya tienen su registro competirán en los comicios federales del año próximo y desde ahora hasta junio se darán hasta con la cubeta con tal de ganar votos, principalmente cuando comiencen las campañas.  

En el ámbito estatal, el proceso electoral comenzará el 10 de enero, luego del acuerdo tomado por los partidos de posponerlos a causa de la pandemia.  

Aún así, ya muchos aspirantes de diferentes partidos andan en campaña no tan disimulada. En la lista hay exalcaldes, exregidores, diputados, funcionarios en activo y otros que están tratando de buscar un lugar en alguna planilla para el ayuntamiento.  

En el caso de San Cristóbal algunos aspirantes están tratando de desgastar a la alcaldesa Jerónima Toledo Villalobos, para evitar que se reelija, aunque todavía no está claro si lo buscará -o si le darán línea, mejor dicho-, luego de que el actual ayuntamiento no ha llenado las expectativas de cambio que generó por el discurso morenista.  

Algunas personas aseguran que en este contexto se dio la semana pasada el bloqueo en la carretera San Cristóbal-Ocosingo -a la altura de Rancho Nuevo y después cerca del penal número 5-, en el que participaron habitantes de la comunidad de Los Llanos que exigían la construcción de obras, a pesar de que ya estaba autorizada la que les toca.  

Algunos apuntan hacia Cancino como el organizador de la protesta, pues tiene interés en participar en la próxima elección para buscar nuevamente la alcaldía coleta, aunque no está claro todavía por cuál partido político.    

Como se ha dicho antes en esta Rotonda Pública, a partir de ahora serán más frecuentes las protestas como exigir la construcción de obras con intenciones políticas, aunque no se justifiquen. Los políticos se valen muchas veces de ese tipo de cosas para hacerse notar y tratar de ganar cierta popularidad o simplemente para golpear políticamente a otros contendientes. Lo malo es que muchas personas no distinguen entre una y otra cosa y caen fácilmente en el engaño. Fin.