Urge acuerdo en San Cristóbal

Algo grave debe de estar pasando en el ayuntamiento de San Cristóbal de Las Casas, que no ha sido capaz de solucionar el problema del paro de labores de los trabajadores de la dirección de Limpia después de seis días. 

La suspensión de labores ha provocado que gran parte de la basura que se genera en la ciudad coleta, llamada capital cultural de Chiapas, no haya sido recolectada porque, además, los 23 camiones compactadores están retenidos por los inconformes. 

En este caso pareciera que existe algo de irresponsabilidad de las autoridades municipales y del sindicato que tiene razón en parte de sus demandas, pues algunos de los compromisos contraídos no han sido cumplidos cabalmente como el reembolso por la compra de medicamentos. 

El sindicato se queja de que durante los recientes siete meses hubo reuniones, pláticas e incluso comidas para tratar el tema del reembolso por el apago de medicamentos, además de la entrega de útiles y uniformes escolares. Su argumento es que la respuesta fue siempre que aguantaran y que pronto les cumplirían, lo que hasta la semana pasada no había sucedido, por lo que tuvieron que parar labores para presionar. 

Según el dirigente, Domingo Ruiz Osegura, el adeudo era de más de un millón de pesos, de los cuales sólo les habían abonado alrededor de 20 mil pesos. 

Además de la parte económica, el sindicato está exigiendo también que alrededor de 70 empleados sean sindicalizados, con el argumento de que es su derecho y que si las autoridades se niegan acudirán a las instancias correspondientes con la seguridad de que ganarán el juicio. 

Puede ser que tengan derecho, pero en este caso el ayuntamiento no debe de ceder. Ya se sabe que muchas veces esto se vuelve un negocio de los dirigentes que cobran ciertas cantidades de dinero a los beneficiados, y por si fuera poco, casi por lo general, cuando un trabajador se sindicaliza no trabaja al mismo ritmo de cuando no lo está. La realidad lo ha demostrado, desgraciadamente. Ahí está el ejemplo del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAM), para no ir muy lejos. 

De todos modos, no es posible que no haya en el ayuntamiento que encabeza la presidenta municipal, Jerónima Toledo Villalobos, del partido Morena, alguien con capacidad de negociar con los inconformes para llegar a un acuerdo y evitar que se suspenda el servicio de recolección de basura. 

El paro de los trabajadores de Limpia comenzó el miércoles de la semana pasada y hasta ayer no habían llegado a un acuerdo con la contraparte. Ya es mucho tiempo. 

Ello ha provocado que en miles de viviendas permanezcan las bolsas de basura desde hace casi una semana esperando que pasen los camiones recolectores. Habrá que imaginar el problema que significa tener que guardar los desechos en casa. Además, en muchas esquinas de diferentes puntos de la ciudad se observan montones de basura, con el consecuente riesgo a la salud que ello conlleva, aparte de que en tiempos de lluvia como ahora la situación se vuelve todavía peor. 

Quien sabe si el problema es que no hay dinero suficiente en las arcas municipales o si a las autoridades ya no les importa mucho porque están a sólo dos semanas de que concluya la presente administración.  

Fuentes del cabildo dijeron a esta Rotonda Pública que en la tesorería municipal existe algún descontrol, por decirlo de alguna manera, y hay muchos acreedores a los que no se les ha pagado.  

Lo anterior significa que la administración podría cerrar el 30 de este mes con muchos problemas financieros que heredará a las siguientes autoridades, que por cierto, no se sabe todavía quién encabezará.  

El ayuntamiento ni siquiera había reaccionado hasta ayer para contratar camiones tipo volteo suficientes para recolectar la basura, pues a diferencia de ocasiones anteriores, ahora no existe el impedimento de llevar los desechos al relleno que se localiza en la comunidad de El Aguaje, pues sus habitantes no han bloqueado el acceso. 

La población tiene toda la razón al protestar por la falta de recolección de basura, pues para eso cobra impuestos el gobierno; para brindar los servicios. 

Vaya que en algunas colonias la gente ha sido conciente y no ha sacado a la calle la basura, pero en otras no les ha importado que los perros la rieguen o que las corrientes ocasionadas por la lluvia la arrastren.            

Ojalá que las autoridades municipales asuman su responsabilidad, que se sienten con los representantes de los inconformes y que pronto lleguen a un acuerdo para solucionar este grave problema.  

Podría decirse que tres años después, el actual ayuntamiento morenista está cerrando su gestión como inició: Con una crisis en el tema de la recolección de basura en San Cristóbal.

PICOTAZOS. Las autoridades de salud deben de poner mucha atención en algunas situaciones graves, como la que a continuación se describe. A esta Rotonda Pública llegó la denuncia de que profesionistas de la medicina que trabajan en hospitales públicos de San Cristóbal de Las Casas están utilizando instalaciones y equipo (públicos) para atender partos como si fuera de manera particular, cobrando 7 mil pesos o más. En los casos denunciados, el contacto surge en los mismos hospitales donde son atendidas inicialmente las futuras madres. Luego les dicen que debido a que no existe espacio disponible tendrían que atenderlas en sus consultorios, pero finalmente les proponen que sea en el mismo hospital, a cambio de la cantidad de dinero mencionada. Parece increíble que la corrupción y falta de ética llegue a tal grado. ¿Y la llamada Cuarta Transformación dónde está? Ojalá que las altas autoridades de salud pongan atención en este caso y frenen estos abusos. Si eso se hace en la ciudad coleta, probablemente suceda también en otras ciudades de la entidad. Lo más triste es que quienes pagan las consecuencias son generalmente los pobladores más humildes que no saben defender sus derechos. Fin