Con muy poco

El trabajo realizado por los pasados ayuntamientos ha sido tan mediocre, que en menos de tres semanas, un sector de la población de San Cristóbal de Las Casas se ha entusiasmado con algunas acciones realizadas por el alcalde, Mariano Díaz Ochoa, quien gobierna por tercera ocasión. 

Ha bastado con que desde el primer día se haya visto a hombres trabajando en el embellecimiento de jardines y podando áreas verdes para que se note un cambio, cuando menos en la actitud de las nuevas autoridades. 

Lo más reciente es el operativo realizado el martes en el centro de la ciudad por policías municipales, elementos de Protección Civil y regidores de la comisión de seguridad, encabezados por personal de la dirección de Servicios Públicos Municipales, para empezar a tomar acciones en contra del comercio informal, criticado por muchas personas. 

Con esa acción, bien vista por un sector de la población, se logró que se retiraran de manera voluntaria vendedores de los llamados ambulantes que se encontraban instalados en la Plaza Catedral, así como diversos anuncios y objetos que impedían el libre tránsito en aceras de los andadores Eclesiástico y Guadalupano. 

Muchas personas comentan que para que sean equitativas, las autoridades deberían de retirar también las mesas y sillas que algunos restauranteros del centro tienen colocadas en las banquetas y que igualmente obstruyen el paso a los peatones. O todos parejos o todos chiboludos, dice el dicho. 

Ya se sabe que la presencia de vendedores en las calles y sitios públicos, llamado popularmente “ambulantaje”, es uno de los temas que más preocupa a los habitantes de San Cristóbal, sobre todo a los mestizos, ya que cada día ha aumentado el número de personas que se desplazan día y noche ofreciendo artesanías y otros productos. 

Por tanto, este sector espera que Díaz Ochoa cumpla su promesa de campaña de retirar a los ambulantes e impedir que cada noche se instalen decenas de vendedores en la Plaza Catedral. (Lo ideal es que se construya un moderno y amplio mercado de artesanías, pero no es tan fácil).  

El otro tema que preocupa mucho a la ciudadanía es el de la creciente inseguridad, sobre todo por la presencia de esos grupos de jóvenes que se transportan en motocicletas llamados motonetos o motopandilleros, que siguen ocasionando problemas.  

Habrá que esperar para saber si en este caso, el alcalde logra imponer su autoridad porque es sabido que para que un candidato gane forzosamente tiene que hacer alianzas con estos grupos. 

En este tema, no ha quedado claro si fue una acción planeada o fortuita, pero el pasado viernes agentes municipales detuvieron en el fraccionamiento Bosques del Pedregal, situado en el norte de la ciudad, a un hombre identificado como Juan, con el alias de Fallo, presuntamente dirigente de uno de esos grupos de motopandilleros. 

De acuerdo con la información oficial, el sujeto fue capturado, luego de que la policía municipal recibió reportes de detonaciones de arma de fuego sobre el Periférico Norte Poniente; al ser detenido portaba un arma de fuego, tipo revólver. Junto con él fue aprehendido el copiloto de nombre Ricardo, ambos originarios de Chamula. Los dos fueron puestos a disposición de un agente del Ministerio Público de la Fiscalía de Distrito Altos como responsables de ataques a las vías de comunicación, en su modalidad de conducir un vehículo en estado de ebriedad y violación a la Ley General de Armas de Fuego y Explosivos, en su modalidad de portación, y por delitos de contra la salud, en su modalidad de posesión, respectivamente.  

Ya que estaba detenido, la Fiscalía General del Estado ejecutó en contra de Juan una orden de aprehensión pendiente por el delito de homicidio calificado en grado de tentativa. 

Durante esos mismos días, las autoridades municipales realizaron operativos en bares del centro de la ciudad. Como resultado, colocaron sellos de suspensión a dos negocios de diversión nocturnos por infringir el horario de cierre, no contar con la sustentabilidad administrativa en regla y por faltar a los protocolos de seguridad, entre otras anomalías. 

Ojalá estas acciones, que tienen que ver de algún modo con la inseguridad que prevalece en la ciudad, sean genuinas y que no se usen para extorsionar a los propietarios. 

Otra de las acciones aplaudidas por muchas personas es la que realiza la jefatura de parques y jardines, encabezada por Eber Coutiño Estrada, que prácticamente desde el primer día de la actual administración puso manos a la obra para mejorar algunas áreas que habían sido totalmente abandonadas por el anterior ayuntamiento que en medio de un caos financiero concluyó sus funciones del 30 de septiembre. 

Los trabajos de embellecimiento se han enfocado por ahora en el boulevard Juan Sabines Gutiérrez, calzadas y ejes, entre otras arterias, así como en las áreas verdes ubicadas alrededor de la Unidad Administrativa y la nueva alcaldía. Ambos edificios son visitados diariamente por cientos de personas que han destacado ese trabajo. Apenas una podada ha sido suficiente para que se note un cambio. 

(Un paréntesis: En la Unidad Administrativa del gobierno estatal, es necesario que arreglen los baños que usan los empleados de diferentes dependencias, pues están extremadamente descuidados. Pareciera que no se destina presupuesto para ese fin o de plano, los responsables no lo aplican). 

Así las cosas, con muy poco Díaz Ochoa ha comenzado a marcar la diferencia según la percepción de muchos coletos, aunque conforme avance en sus acciones seguramente se irá ganando el repudio de otro sector que está en contra de que se ponga orden. Es necesario que las cosas se hagan mediante el diálogo, sin el uso de la fuerza y respetando los derechos humanos. 

Desde luego que no todo es positivo, pues así como se han reconocido las acciones mencionadas, otras personas han criticado la opacidad con que aparentemente se realiza la entrega recepción de la administración municipal, pues existen sospechas de acuerdos para que se lleve a cabo en lo oscurito. Ojalá se corrija. Fin