El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguró que la iniciativa de reforma constitucional para la industria eléctrica del país presenta cuando menos seis efectos si se aprueba tal y como está.

En el documento “Una reforma que lastima a México”, el CCE afirma que de aprobarse se cambiará el modelo eléctrico porque:

 1.- Destruirá el mercado al eliminar al regulador autónomo que es la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y al operador independiente que es el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), con lo que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se convertirá en juez y parte.

2.- Se creará un monopolio que estará a cargo de la CFE, porque los consumidores domésticos, industriales y comerciales solamente podrán comprarle a la empresa del gobierno.

3.- Cancelará todos los permisos y contratos vigentes sin causa justificada con efectos confiscatorios equivalentes a 44 mil millones de inversión privada. Ello generará cuatro implicaciones graves, de acuerdo con el sector empresarial:

Aumentará el costo de la electricidad, ya que la CFE genera electricidad que es hasta 252 % más cara que la del sector privado.

Al obligar a las empresas a comprar energía a la CFE a precios más altos, se generarán presiones inflacionarias.

Generará un boquete en las finanzas públicas y la economía nacional.

El costo de producción total subiría en al menos 621 mil millones de pesos en una década.