Alemania se acerca al fin del año con una nueva máxima de muertes en un día -más de mil- debido al coronavirus, mientras busca cómo acelerar la campaña de vacunación y ve como inevitable la prolongación de las drásticas restricciones vigentes. 

En 24 horas se reportaron mil 129 víctimas mortales por el Covid-19; se superó así por primera vez la barrera de los mil fallecidos en un día. Esta nueva máxima sigue a la sucesión de festivos, en que se practicaron menos test y se ralentizó la actualización de datos. 

El Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en el país, notificó además 24 mil 740 nuevos contagios, frente al máximo de 33 mil 777 infecciones en un día de mediados de diciembre. La anterior marca diaria de fallecidos fue hace una semana, con 926 muertes. 

Son ya un millón 687 mil 185 las infecciones verificadas en este país, con 83 millones de habitantes. Se estima que hay un millón 302 mil 600 pacientes recuperados, mientras que las víctimas mortales ascienden a 32 mil 107. 

La incidencia semanal media por 100 mil habitantes se sitúa en los 141.3 casos -el pico fueron 197.6 casos el 22 de diciembre-.

Detrás de esta media hay grandes desniveles territoriales: en el “Land” de Sajonia (este) se está en los 330 casos semanales, mientras que en Baja Sajonia (centro) el nivel es de 79.6. 

A partir de los 50 casos en siete días y 100 mil habitantes, considera el RKI que se está en zona de riesgo.

Su presidente Lothar Wieler advirtió de que no puede esperarse una mejora sustancial de la situación epidemiológica como consecuencia de la recién iniciada campaña de vacunación y que esta puede tardar meses.