Alimentos no cumplen lo que prometen: Profeco

La lista de engaños en alimentos crece, como resultado de los estudios que realiza el Laboratorio de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), a través de los cuales se alerta sobre incumplimientos en normas, uso de una denominación sin tener las características que la respalden u ofrecen un menor contenido de producto al que dice en la etiqueta.

A la fecha se han detectado irregularidades en lácteos como quesos, yogures, cremas comestibles y mantequillas, pero también en embutidos como salchichas y jamones, así como en bebidas carbonatadas energetizantes, agua con aloe y licores.

En algunos casos se trata de alimentos o bebidas con alto contenido de azúcar, calorías y grasas que pueden afectar la salud.

El 30 de agosto entró en vigor la Ley de Infraestructura de la Calidad, que en su artículo 3 numeral XI contempla “ordenar la suspensión o prohibición de la comercialización de bienes, productos y servicios, incluyendo la inmovilización de los mismos para impedir su comercialización, así como establecer las medidas tendientes a proteger a los consumidores o usuarios finales de aquellos bienes, productos y servicios respecto de los cuales se hayan detectado incumplimiento con las Normas Oficiales Mexicanas”.

Ello significa que, en caso de incumplimiento, la autoridad puede impedir su venta, como lo anunció este martes para una veintena de quesos y yogures analizados recientemente.

Cumplir la ley

La secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, habló sobre la prohibición de comercialización de quesos, mientras comparece en el Senado de la República.

Márquez Colín dijo que “los quesos que son quesos se siguen vendiendo en las tiendas departamentales, mientras que los que no son quesos son los que se han retirado porque no cumplen con la norma oficial”.

Declaró que las pruebas de calidad que hace la Profeco se realizan a partir de evidencias científicas.

Recordó el caso del atún que contenía más soya que atún, en donde el laboratorio de análisis de la Profeco dio a conocer que encontró esto en 18 de 57 latas de producto que se verificaron, sobre todo en marcas propias de cadenas de autoservicio.

También dijo que no están en contra de la comercialización, “pero tenemos por atribución, y por tanto, la obligación de hacer cumplir las normas oficiales mexicanas”.

Perderán reputación

El anuncio que hizo la autoridad sobre la suspensión inmediata de la venta de quesos de manera generalizada y sin especificar exactamente cuáles son, causó un daño a la reputación de las empresas, pero será difícil revertir mientras esas marcas no demuestren que realmente ya cumplieron con las observaciones.

El socio de Hogan Lovells, Ernesto Algaba, dijo que las 19 marcas -que la autoridad señaló por incumplir las normas mexicanas- tienen dos vías para atender el tema: por una parte las herramientas legales como los amparos o encontrar mediante el diálogo una solución que compruebe que ya cumplieron con la normatividad.

Para el abogado, el problema fue que la Secretaría de Economía y la Profeco emitieron un comunicado en el que no detallan qué tipo de quesos son los que incumplen con la norma.