El consumo privado, uno de los principales motores de la economía, retrocedió durante el quinto mes del año después de ligar 12 meses de crecimiento, producto de la menor demanda de bienes nacionales, revelan los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior reportó una baja mensual de 0.4 % durante mayo, su primera disminución desde junio del año pasado, pese a lo anterior todavía se mantiene 2.6 % por arriba del nivel registrado en enero de 2020 previo a la pandemia.

El consumo de bienes y servicios nacionales registraron una contracción mensual de 0.7 % en mayo pasado. Mientras que la demanda de bienes se contrajo 1.1 %, la de servicios observó un incremento de apenas 0.1 %.

Luego de dos meses de crecimiento, la inversión física también retrocedió durante el quinto mes del presente año, como una señal de la desaceleración económica del país.

En mayo, con base en cifras ajustadas por estacionalidad, la Inversión Fija Bruta disminuyó 1.2 % a tasa mensual, frenando la recuperación que había registrado durante marzo y abril pasados.

Con este resultado la inversión física todavía se amplía la pérdida sufrida por la pandemia, al ubicarse 2.0 % por debajo del nivel alcanzado en enero de 2020 y es 12.0 % menor a su máximo alcanzado en septiembre de 2015.