El Consejo de la Judicatura Federal informó que 86 juzgadores federales han sido readscritos en 21 entidades del país para evitar que incurran en nepotismo.

Mediante un comunicado, el Consejo indicó que la readscripción de los juzgadores busca evitar que trabajen en los mismos circuitos o regiones donde trabajen sus familiares dentro del Poder Judicial Federal.

“El nepotismo ha afectado la percepción interna y externa del PJF desde hace años, e implica un riesgo de posibles conflictos de interés. Al interior genera una percepción negativa de que los ascensos se dan sin tomar en cuenta los méritos realizados. Y al exterior, parece que existe una cultura de protección y que los cargos son prácticamente heredados.

“Desde luego hay juzgadoras y juzgadores, así como otros servidores públicos del PJF, que aun teniendo lazos familiares se han desempeñado de manera muy destacada dentro de la institución. Pero la sospecha del nepotismo ha asechado incluso a los que por méritos propios han conseguido avanzar y sobresalir en su carrera profesional”, indicó el Consejo.

Por ello, para acabar con el nepotismo al interior del PJF, el Consejo afirmó que aprobó un acuerdo general en el que se regulan los criterios de ratificación de juzgadores, reincorporaciones, adscripciones y readscripciones.

“En adelante, habrán reglas específicas respecto a la contratación de familiares en Juzgados y Tribunales, así como dentro de los Circuitos a los que pertenezca determinado juzgador”, agregó.

El anuncio ocurre luego de que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó 59 casos de trabajadores de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que tienen, al menos, un hermano laborando ahí mismo y de ellos, 10 están en la misma área.

Por último, señaló que la Corte carece de reglas para evitar el nepotismo al interior de la institución.