Al presidir la homilía dominical en sustitución del cardenal Carlos Aguiar Retes, el canónigo de la Basílica de Guadalupe, Jorge Antonio Palencia Ramírez, invitó a todos los mexicanos a alejarse de las “situaciones de las tinieblas”, de pelear con el prójimo y crear divisiones, puesto que el país nos necesita unidos.

“Hay que alejarnos de la incertidumbre, de la inseguridad, de la corrupción, de la desestabilización de la sociedad y de la familia, hay que dejar de querer violentar a nombre de esos famosos derechos humanos, hay que abrazarnos y ser solidarios, poner la unidad por delante”, enfatizó.

El religioso llamó a la sociedad a dejar las armas, la violencia y de ver en los demás a un rival o enemigo e insistió en que todos somos iguales y las fracciones no abonan a la pacificación de México.

“Se nos está queriendo meter en la mente que somos diferentes, que si unos son liberales, conservadores, fifís, que quien sabe qué son, cuidado, todos para María somos sus hijos, y sin ninguna división, sin ningún mote, es decir, sin ningún apodo, porque colocar esos nombres sobre un hermano es etiquetarlo y decirle, tú vales menos, eres mi rival, tengo que luchar contigo, destruirte, y ese no es el camino”.