El Juzgado Segundo de Distrito de Amparo en materia Penal frenó por tiempo indefinido la extradición del jefe de la mafia rumana, Florian Tudor, requerido por las autoridades de Rumania por los delitos de delincuencia organizada, extorsión y tentativa de homicidio agravado.

Antonio González García, titular de dicho juzgado, concedió la suspensión definitiva en el juicio de amparo que Tudor, preso en el penal de máxima seguridad del Altiplano, interpuso contra la orden de detención provisional con fines de extradición que le cumplimentó en mayo la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo con el juzgador, la medida cautelar es para el efecto de que Florian Tudor quede a disposición del juzgado de amparo en el lugar de reclusión que se designe, únicamente en lo que se refiere a su libertad personal y a disposición de la autoridad correspondiente para la continuación del procedimiento de extradición, hasta que se resuelva el juicio de amparo, sin que ello implique su libertad.