Al advertir que los estados y municipios del país también deben atender a los flujos migratorios, que se han incrementado de manera constante y que no se detendrán en los próximos años, el grupo parlamentario del PAN en el Senado impulsa una iniciativa de reforma para plasmar en la ley las facultades de los gobiernos locales, así como los mecanismos de coordinación y financiamiento en materia migratoria, de refugio y asilo.

La propuesta de Acción Nacional plantea que autoridades estatales y municipales cuenten con facultades complementarias y concurrentes con la Federación, para el establecimiento y gestión de estaciones migratorias, así como para la protección de los derechos de los migrantes en su paso o estancia en el territorio de su jurisdicción.

El proyecto, que reforma diversos ordenamientos, propone que estás autoridades también tengan atribuciones para el registro, protección y estancia temporal de solicitantes de asilo o refugio; el desarrollo e implementación de proyectos productivos, educativos y de infraestructura; y la generación de empleo y reinserción social y económica de migrantes.

En su exposición de motivos, los senadores del PAN señalan que en la frontera sur se ha registrado un aumento sostenido de los flujos migratorios organizados en caravanas migrantes de Centroamérica y el Caribe que emprenden la travesía hacia el sureste mexicano, con la expectativa de poder internarse en el país y llegar a Estados Unidos.

Los senadores panistas destacan que la estancia temporal de los migrantes en el país genera costos importantes a los municipios del sur-sureste, como Tapachula, y ha provocado tensiones crecientes y enfrentamientos violentos con integrantes de la Guardia Nacional, de las Fuerzas Armadas y del propio Instituto Nacional de Migración.