Al cierre de 2021, el cambio de Afore que realizaron los trabajadores, mejor conocido como traspaso, alcanzó un total de tres millones 676 mil movimientos, un alza de 30.3 % y un máximo histórico, de acuerdo con los registros de la Comisión Nacional del Ahorro para el Retiro (Consar).

Debido a que el cambio muchas veces no se realiza de acuerdo con el análisis correcto que beneficie al trabajador y obedece a prácticas irregulares de promotores de las Afore, desde finales del año pasado se discute por parte de la autoridad y de las administradoras un anteproyecto con el que se pretende modificar la figura del promotor de Afore y reducir los traspasos de trabajadores entre administradoras.

Entre los principales cambios que busca el regulador, destaca el control del pago a los agentes promotores, además de aumentar sus certificaciones.

“Se está discutiendo una regulación para que las Afore no le puedan pagar a los promotores por los traspasos que promuevan. Un poco el regulador lo que quiere es que disminuya el gasto comercial de las administradoras, y plantea esta regulación. Estamos viendo cómo fortalecerla y qué acciones puede llevar a cabo el sector”, dijo el presidente de la Asociación Mexicana de Afores, Bernardo González.

En entrevista, el directivo reconoció que los cambios regulatorios pueden tener impacto en la plantilla de promotores de las Afore, con lo que aún se llevan a cabo pláticas con el regulador.

“Muchas de las fuerzas de promotores de las Afore están enfocadas a buscar el traspaso. Si se prohíbe el pago, con la idea de disminuir la actividad comercial, tendrá efecto sobre los empleos de los promotores y sobre las remuneraciones”, explicó.