La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) manifestó su preocupación por la posibilidad de que sea aprobado el Reglamento de Becas propuesto por el Conacyt -en el que se mantienen la amenaza de suspender los apoyos económicos a becarias que se embaracen-, por lo que llamó a reponer el proceso de diseño reglamentario, a fin de construir un texto que desde su origen garantice una perspectiva de género y de derechos humanos.

En una propuesta enviada a María Elena Álvarez-Buylla, titular del Conacyt; a Tatiana Clouthier, secretaria de Economía (SE), así como a Alberto Montoya, titular de la Conamer, la Coordinación para la Igualdad de Género de la máxima casa de estudios manifestó su preocupación de que este reglamento, que se encuentra en revisión en la Conamer, carezca de un mecanismo de verificación del cumplimiento del enfoque de los derechos humanos, igualdad de género y no discriminación.

Derecho

Destaca que entre las recomendaciones hechas, la Universidad Nacional señala que la autonomía reproductiva forma parte del derecho al libre desarrollo de la personalidad, “por lo que de ninguna manera puede constituir una vía de exclusión o sanción”.

Además de que pide incorporar disposiciones explícitas que posibiliten la ampliación de plazos, la tramitación de permisos para la interrupción temporal de las responsabilidades, así como las vías para la reanudación de las mismas, sin detrimento de los derechos de otorgamiento de becas y otros beneficios académicos.

El pasado miércoles, El Universal reveló que el Conacyt envió un anteproyecto del Reglamento de Becas a revisión a la Conamer en donde mantiene una cláusula -vigente desde 2008- de suspender la entrega de becas a estudiantes en el extranjero y en México que protesten, y donde agrega un artículo en donde advierte que será causa de suspensión el apoyo a becarias que se encuentren embarazadas, en parto o puerperio.