Ante la incursión del crimen organizado en la cadena productiva del aguacate y que ha afectado su exportación a Estados Unidos, es urgente la colaboración en materia comercial y de seguridad entre ambos países para mantener el comercio internacional, coincidieron especialistas.

“Desde la perspectiva de la iniciativa privada hay muchas cosas que se pueden hacer para atender el problema de manera expedita y la cuestión sería ver si se mueve rápido en cuanto a cooperación interagencial entre México y Estados Unidos, porque de verdad necesitamos una solución rápida para lograr estas exportaciones esenciales en México”, explicó el exjefe de la negociación técnica para el Tratado entre México Estados Unidos y Canadá (T-MEC), Kenneth Smith Ramos.

Al participar en la 19 edición de la Cumbre de Negocios, el especialista recordó que la exportación de aguacate es una de las fortalezas del comercio exterior mexicano, con ingresos que superan 2.7 mil millones de dólares.

“Tenemos que llegar a un punto desde la perspectiva de seguridad cómo mantenemos las actividades de exportación. No sólo se trata de analizar los problemas sanitarios, debe haber una cooperación entre México y Estados Unidos, también a nivel local con las autoridades de comercio, en la parte de seguridad”, dijo.

La analista política y miembro del consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), Verónica Ortiz, resaltó que ha comenzado a salirse de control la injerencia del crimen organizado en actividades de comercio exterior.