Al menos 16 lesionados, entre personal de Pemex y elementos del Ejército Mexicano, así como tres camionetas dañadas dejó como saldo una agresión de un grupo de 120 huachicoleros encapuchados en contra de trabajadores de la paraestatal, que reparaban una fuga de combustible que comprometía a la población.

Los hechos se registraron alrededor del mediodía, donde una toma clandestina generó una fuerte fuga de hidrocarburo que puso en riesgo a la población.

Al lugar arribaron elementos de Seguridad Física de Pemex para reparar la toma y en el momento en que realizaban los trabajos al menos unos 120 encapuchados —abordo de varias camionetas— comenzaron a agredirlos, lo que dejó un saldo de 13 lesionados y tres camionetas dañadas. En auxilio del personal acudieron efectivos del Ejército Mexicano, quienes eran esperados por unas 250 personas, todas presuntamente relacionadas con el delito de extracción ilegal de combustible.

Se informó que los agresores portaban armas que fueron detonadas en el lugar, por lo cual hubo tres lesionados. Derivado de estos hechos no hubo personas detenidas.