La Secretaría de Educación Pública (SEP) planteó a los gobiernos estatales modificar el calendario escolar para adelantar las vacaciones de verano a junio y retrasar el inicio del Ciclo Escolar 2020-2021 a mediados de septiembre.

El objetivo es tener la oportunidad de regularizar a los niños y reducir al máximo los niveles de reprobación escolar, luego del cierre de escuelas por la emergencia sanitaria nacional a raíz del coronavirus.

Propuesta

La propuesta de la SEP se abordará en la próxima reunión del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu) en la primera semana de junio; propone que antes de cerrar el ciclo escolar haya un periodo presencial, es decir, que los alumnos regresen a las aulas a concluir el Ciclo Escolar 2019-2020, aunque sea necesario recorrer el calendario escolar.

De acuerdo con fuentes de la SEP, se buscaría adelantar las vacaciones de verano para que arranquen el 26 de junio; los niños regresarían a clases presenciales las últimas semanas de julio o las primeras de agosto para que se les apliquen evaluaciones diagnósticas que permitan conocer en qué condiciones regresan. A partir de dichos exámenes, tomarían cursos remediales y se terminaría el Ciclo Escolar 2019-2020.

Este regreso a actividades presenciales para la regularización se daría, en cada estado, a partir de tres factores: el regreso a la nueva normalidad a partir del 1 de junio; que el semáforo de Covid-19 sea declarado en verde y la determinación de los gobiernos locales.

Quienes reanuden labores después del 1 de junio asistirán a los planteles hasta el día 26, cuando iniciarán sus vacaciones de verano; regresarían a finales de julio o principios de agosto, para tener tres semanas de clases e iniciar el nuevo ciclo escolar a mediados de septiembre o principios de octubre.

Además la SEP planteó que el retorno a clases pueda darse por estado y no por municipio, es decir, que las entidades vuelvan a clases hasta que todos sus municipios se encuentren en semáforo verde, por ejemplo.

Después del periodo de regularización de dos o tres semanas, los niños se irían de vacaciones una semana más para regresar a la escuela a mediados de septiembre, o incluso en octubre, para iniciar el nuevo Ciclo Escolar 2020-2021, en lugar de hacerlo en el mes de agosto.

El planteamiento lo presentó el titular de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán, al Conaedu el 28 de abril; se buscará regularizar a los niños y adolescentes desde preescolar hasta bachillerato para evitar la reprobación, que es uno de los principales factores de deserción escolar.