Suspensión de clases desata robos en escuelas

La pandemia por Covid-19, que obligó a la suspensión de clases presenciales desde marzo, ha propiciado el saqueo de 130 escuelas públicas de todos los niveles en el estado.

Hace seis días en Culiacán la policía detuvo en un robo en flagrancia a Giovanni “N”, identificado como uno de los 45 internos del penal de Culiacán que logró escapar durante el frustrado intento de captura de Ovidio Guzmán López, el jueves 17 de octubre del 2019.

La Policía, al verificar su identidad, descubrió que existía una orden de recaptura en su contra, por su fuga del centro penitenciario durante los hechos de violencia que se registraron entre fuerzas federales y grupos armados que impidieron la detención del hijo de Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera.

Giovanni “N”, quien enfrenta un proceso por robo a instituciones bancarias, era buscado al igual que otras 42 personas que se encuentran en calidad de evadidos del Centro de las Consecuencias Jurídicas del Delito de Culiacán.

En mayo de 2019 la Policía Municipal de Culiacán detuvo dentro de la escuela primaria Álvaro Obregón a un hombre que intentaba apoderase de una parte del cableado y de la central de carga que habían desmantelado días antes.

Los miembros del Congreso del Estado aprobaron un punto de acuerdo de urgente y obvia resolución para que la Secretaría de Educación Pública y Cultura del Estado y los 18 alcaldes resguarden y garanticen la seguridad de los planteles educativos.

Mariana de Jesús Rojo Sánchez, diputada local de Morena, observó que en los municipios de Ahome, Culiacán, Navolato y Mazatlán se han presentado robos de bienes patrimoniales y en algunos planteles se han sufrido daños a su infraestructura, al ser robado el cableado subterráneo y los equipos de electricidad.

En la capital del estado se ha concentrado el mayor número de saqueos y daños a las escuelas, en donde los delincuentes se han apoderado de aires acondicionados, equipos electrónicos y han destruido archivos, puertas y ventanas, por lo que es necesario proteger los edificios escolares de estos actos de la delincuencia.