Trump compara al Covid con la gripe estacional

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, volvió a minimizar la enfermedad del Covid-19 al compararla con una gripe común, de acuerdo con unos mensajes compartidos desde su cuenta oficial de Twitter.

El mandatario estadounidense, que recientemente dio positivo a Covid-19, indicó que al año mueren 100 mil personas de gripe pese a tener una vacuna para ello.

“¡La temporada de gripe está llegando! Cada año mucha gente, más de 100.000 (personas), y pese a la vacuna, mueren por la gripe. ¿Vamos a cerrar nuestro país? No, hemos aprendido a vivir con ello, justamente como estamos aprendiendo a vivir con la Covid, ¡en muchas poblaciones es mucho menos letal!”, compartió Trump en Twitter.

El pasado lunes, Trump regresó a la Casa Blanca tras estar hospitalizado y en observación tras dar positivo a Covid-19 junto a su esposa Melania Trump y otros colaboradores como su vocera Kayleigh McEnany.

En su primer mensaje después de su hospitalización, Trump aseguró que se sentía mejor que hace 20 años. Cabe destacar que el presidente norteamericano tuvo acceso a un medicamento llamado Regeneron, un cóctel experimental basado en anticuerpos monoclonales.

Hasta el corte del lunes, Estados Unidos acumulaba siete millones 669 mil 635 casos positivos, 214 mil 912 de muertos y cuatro millones 884 mil 256 de recuperados, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Suspende negociación de ayuda

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este martes, vía Twitter, que suspende la negociación del paquete de estímulo para responder a la pandemia de coronavirus hasta después de las elecciones del 3 de noviembre y pidió concentrarse “de tiempo completo” en aprobar a su nominada para la Corte Suprema.

Trump acusó a la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, de “pedir 2.4 billones de dólares para un rescate para los estados demócratas mal dirigidos, con elevadas tasas de criminalidad, que no están relacionados con el Covid-19. Hicimos una oferta muy generosa de 1.6 billones de dólares y, como es usual, ella no está negociando de buena fe”.

El mandatario dijo que pidió a sus representantes “dejar de negociar hasta después de la elección cuando, inmediatamente después de que gane, pasaré un paquete de estímulo enfocado en los estadounidenses trabajadores y los pequeños negocios”.

“He dado instrucciones a mis representantes para que dejen de negociar hasta después de las elecciones”, tuiteó.

En lugar de esta negociación, Trump pidió al líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, concentrarse “de tiempo completo” en la aprobación de “mi sobresaliente nominada a la Corte Suprema de Estados Unidos, Amy Coney Barrett”, y alegó que “nuestra economía va muy bien”.

El tuit de Trump hizo caer en picada las acciones de Wall Street cuando faltaba menos de una hora para el cierre. Pasado el mediodía, el Dow Jones Industrial Average cedía 1.11% a 27.836,53 puntos, el Nasdaq 1.29% a 11.186,16 y el S&P 500 1.20% a 3.367,73 puntos, luego de estar en verde durante toda la jornada.

Las negociaciones entre la Casa Blanca y los demócratas para aprobar un nuevo rescate llevan estancadas desde hace semanas y los progresistas reconocieron la semana pasada que difícilmente iban a dar resultados antes de los comicios.

Un nuevo impulso presupuestario en Estados Unidos es visto como crucial por los expertos para permitir que la primera economía del mundo levante cabeza, después de haber sido puesta de rodillas por el Covid-19, que ha paralizado a muchos sectores.

La administración Trump y el Congreso habían estado tratando durante más de dos meses de acordar un nuevo plan de ayuda para hogares y empresas, pero había desencuentros sobre el monto.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y Pelosi habían reanudado el diálogo a un ritmo diario de negociaciones desde hace casi una semana.

Pero las diferencias entre republicanos y demócratas seguían siendo demasiado grandes. La cantidad total de ayuda era un problema, puesto que los republicanos querían un primer acuerdo más pequeño, incluso si eso significaba regresar luego a la mesa de negociaciones, mientras que los demócratas exigían un plan importante de inmediato.