El jefe de la oficina de la presidencia, Alfonso Romo, dijo que a cuatro días del asesinato de nueve miembros de la familia LeBarón, hasta el momento los inversionistas de Estados Unidos ven el hecho como un caso aislado, pero reconoció que la inseguridad es el principal reto de la administración para aumentar la confianza en el país.

“Estos eventos por supuesto que impactan mucho emocionalmente y también en el espíritu de inversión. Claro que afectan; sin embargo, la obligación nuestra es ubicarlos dónde deben de estar, no magnificarlos en el buen sentido de la palabra”.

Alfonso Romo dijo que la relación entre México y Estados Unidos es tan fuerte que casos aislados como el crimen contra la familia LeBarón o el operativo fallido en Culiacán contra Ovidio Guzmán, no afecta los vínculos entre los dos países.