Desde que estalló la crisis generada por la pandemia del covid-19 en abril de 2020, a junio de 2021 se han generado 12.3 millones de empleos, de los cuales 10 millones (81.4%) son de carácter informal, es decir, carecen de prestaciones laborales y de acceso a los servicios de salud, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La población ocupada en la informalidad laboral se ubicó en 30.5 millones de personas al cierre del primer semestre del año, con lo que la tasa de informalidad laboral llegó a 55.4% de la población ocupada, proporción superior en 2.3 puntos porcentuales a la de junio del año pasado.

Por sexo, el número de hombres ocupados de manera informal ascendió a 18.7 millones en junio (61%), mientras que el número de mujeres ascendió a 11.8 millones (39%). Con lo que la tasa de informalidad entre los trabajadores es de 55.7% y entre las trabajadoras del 54.9%.

Durante junio de 2021, la población ocupada total alcanzó 55.1 millones de personas. Por sexo, la ocupación de hombres fue de 33.6 millones y la de mujeres fue de 21.4 millones.

La población ocupada por sector de actividad se distribuyó de la siguiente manera: en los servicios se concentraron 23.8 millones de personas (43.2% del total), en el comercio 10.4 millones (18.8%), en la industria manufacturera 8.9 millones (16.2%), en las actividades agropecuarias 7.2 millones (13.1%), en la construcción 4.1 millones (7.4%), en “otras actividades económicas” (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) 353 mil personas (0.6%) y 358 mil (0.6%) no especificó su actividad.